Moda
3,3K

DIARIO DE UNA NOVIA | CAPÍTULO 2

El mismo día que Javi me regaló el anillo de mis sueños fuimos a comer a uno de nuestros restaurantes favoritos, el Botín en Madrid. Creo que todavía con lágrimas en los ojos - de emoción y de miedo - empezamos a plantear ideas locas con cosas que teníamos muy claras: lo que sí queríamos para nuestra boda y lo que de ninguna manera haríamos. 

En ese popurrí de ideas conseguimos formar algo que - entonces (01 de octubre de 2017) - nunca habíamos visto, que sabíamos que sería complejo pero no imposible y que desde luego nos representaba a los dos. Queríamos sorprender a los invitados, que fuesen ellos los protagonistas y la idea estaba clara: todo iba a girar entorno a los invitados. 

Decidimos casarnos en el 2019 por muchos motivos: porque mi mejor amiga se casaba en el 2018 y creímos importante respetar su momento y su año, porque teníamos muchas bodas el año siguiente y porque teníamos que ahorrar bastante dinero para lograr hacer esa boda con la que ya soñábamos. Desde el minuto uno tuvimos claro que el 2018 no era nuestro año, así que comenzamos a preparar todo - casi - a dos años vista. Parecía muchísimo tiempo, ¿pero sabéis qué? ¡Ya sólo quedan 8 meses!

¿Dónde nos casamos?

DIARIO-DE-UNA-NOVIA-CAPTULO-2

Aunque seguimos completamente enamorados de Son Marroig, un mirador impresionante en Valldemossa (Mallorca) entendimos que por logística era complicado, así que decidimos poner los pies en la tierra y celebrarla en Galicia, de donde son la mayoría de nuestros invitados. 

Prácticamente recorrimos todo Galicia (y el norte de Portugal) en busca de un sitio en el que encajase lo que queríamos hacer, y... ¡oh Dios mío! No os imagináis lo complicado que es hacer una boda diferente. 

En Galicia tenemos fincas y pazos maravillosos, pero todos con unas condiciones terribles: cánones absurdos cuando no eliges los proveedores que ellos determinan; cátering obligatorios aunque no encajen con lo que buscas para tu boda; hora límite de cierre de la finca ¿cómo es posible que alguien decida por nosotros a qué hora termina nuestra fiesta? y un sinfín de complicaciones y limitaciones que, lo siento, no son lo que buscamos. 

En abril de 2018 visitamos un pazo - con un bosque maravilloso - del que nos enamoramos, todo parecía encajar y conseguimos encuadrar cada detalle, cada rincón y cada momento en su bosque encantado. Os aseguro que el flechazo fue inmediato y tardamos semanas en reservar la fecha. Teníamos claro que ese lugar era nuestro lugar. 

Sin embargo, solo unos meses más tarde y cuando comenzamos a darle forma a lo que sería la boda, al presupuesto, a la organización de los espacios, al plan B y a todo en general, fuimos conscientes de que nuestro bosque encantado no era una opción y que teníamos que buscar una alternativa que llovió del cielo. 

DIARIO-DE-UNA-NOVIA-CAPTULO-2-2

¿Os han dicho alguna vez que si algo sale mal es porque algo mejor está a punto de llegar? Pues eso nos pasó: una finca con una mansión (literalmente) espectacular, al lado del mar, llena de bambú y con espacios fáciles de trabajar. No os puedo contar mucho más, porque el lugar de la boda, - como todo lo demás - también será sorpresa hasta el final.
DIARIO-DE-UNA-NOVIA-CAPTULO-2-4 DIARIO-DE-UNA-NOVIA-CAPTULO-2-6 DIARIO-DE-UNA-NOVIA-CAPTULO-2-8

Leer artículo original
www.pasoapasoblog.com

Comentarios