maite nicuesa guelbenzu
574,2K

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching.

Ocho formas sencillas de canalizar el estrés

El estrés es un ingrediente, prácticamente, inevitable. El estrés en la pareja, en el trabajo, en tu vida personal... puede darse en distintos ámbitos. Por esta razón, en Madaísh te damos ideas para relajarte:

1. Yoga facial. Esta disciplina muestra los beneficios propios del yoga pero aplicados a una metodología que pone la atención en ejercicios y gesticulaciones localizadas en esta zona. Ejercicios que, acompañados por el control de la respiración, te ayudan a eliminar la tensión acumulada en el rostro por emociones desagradables como la ira.

2. Sentido del humor. Las redes sociales también te permiten descubrir a personas que a través de su actitud y sus mensajes de vitalidad, contagian una ola de magnetismo virtual. La Vecina Rubia es un ejemplo de ello. Sin duda, como ella misma diría, ser feliz es de guapas.

3. ¿Cuáles son tus apoyos? El estrés es prácticamente inevitable, por ello, tu verdadero método de superación del malesar reside en buscar apoyos externos para lograr afrontar esa situaciones de tensión del mejor modo posible. Amigas, lectura, meditación, descanso, alguna actividad de ocio, la música... son recursos que pueden servirte de apoyo.

4. Los regalos de la naturaleza. El paisaje, en sí mismo, resulta relajante en muchos momentos. Ahora mismo, cuando la nieve ha bañado muchas ciudades de España, muchas personas vuelven a experimentar la emoción de sentirse niñas de nuevo. Por tanto, vive en contacto con la naturaleza porque cada estación te ofrece regalos únicos.

5. Hablar en voz alta. Repasar una materia en voz alta es una técnica de preparación para un examen cuando quieres comprobar que has memorizado los conceptos esenciales. Pues bien, también puedes aplicar esta técnica a tu propia vida cuando, por ejemplo, quieres que el efecto de un mantra cale en ti. En ese caso, puedes repetirte en voz alta una frase positiva.

6. Nada es tan importante como para que un asunto determinado te amargue todo el día. Y aunque te cueste creerlo, este entrenamiento depende sencillamente de ti. Tú decides sí quieres dejarte llevar por la autocompasión o, por el contrario, quieres hacer algo al respecto.

7. Videollamada. Las nuevas tecnologías son tan importantes que, actualmente, tienes la oportunidad de verte con aquella persona que se encuentra a kilómetros de distancia de ti. Sentir esa cercanía emocional que aporta la técnica más allá de la distancia te ayuda a experimentar emociones constructivas.

8. Saltar a la comba. Esta rutina tan sencilla es terapéutica a nivel emocional. Este ejercicio te recuerda a la etapa de tu niñez. Pero además, quemas esa energía negativa en cada salto que te conecta con tu verdadero potencial.

¿Cuáles son tus secretos para reducir el estrés en tu vida?

Comentarios