maite nicuesa guelbenzu
1,5M

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching.

Cómo afrontar el duelo en Navidad

La Navidad es un periodo del año en el que las pérdidas personales son más visibles ante el síndrome de la silla vacía. ¿Cómo aliviar esta tristeza durante este periodo del año?

  1. Respeta tu momento y tus sentimientos. Esta Navidad será diferente a nivel interno. Escucha tus emociones y tus sentimientos. Date el permiso de expresar cómo te sientes aunque sea Navidad.
  2. Concreta tu calendario de Navidad; ¿cómo vas a vivir estas fiestas? Por medio de este plan de acción puedes anticiparte a la celebración de las próximas semanas por medio de una visualización que te ayuda a mentalizarte. Tal vez te apetezca hacer un viaje durante algunos días para romper la rutina de siempre o quizá prefieras reforzar los planes con tus mejores amigos.
  3. Aunque tu estado de ánimo no conecte con la ilusión navideña, es recomendable que evites la soledad absoluta en estas fechas. Este es un periodo en el que los reencuentros personales se multiplican, sin embargo, da espacio a aquellas personas con las que de verdad te apetece estar.
  4. Recuerda al ser querido fallecido como parte de tu Navidad porque su recuerdo te acompaña a través del legado de memorias que conservas.
  5. Contextualiza la Navidad como un episodio que tiene principio y final. Es decir, utiliza este reencuadre temporal cuando algunas de las sensaciones emocionales de nostalgia y añoranza ocupen tu corazón. Antes de lo que piensas, la Navidad habrá pasado.
  6. Déjate acompañar por tus familiares y amigos. Cada Navidad es diferente, más allá de sus tradiciones típicas cambian las circunstancias personales. Por ello, conviene vivir este ciclo sin hacer comparaciones constantes con periodos previos.
  7. Las lágrimas son terapéuticas, el llanto es curativo cuando es la expresión de una tristeza que necesita ser sanada en el proceso de duelo. No tapes la tristeza con una agenda llena de actividades.
  8. Realiza ejercicio físico. Los hábitos del estilo de vida en el periodo navideño pueden sufrir cambios respecto al ciclo habitual del año. Sin embargo, los paseos saludables son terapéuticos a nivel físico y emocional.
  9. Pide ayuda a aquellas personas importantes para ti que te quieren, se interesan por tu bienestar y desean que seas feliz.
  10. Siente el abrazo, las palabras, las presencias de aquellos que sí están. Eso no invisibiliza las ausencias, sin embargo, te ayuda a nutrir tu Navidad con la fuerza del presente.

La Navidad es un periodo del año especialmente complejo a nivel emocional pero también marca un punto de inflexión hacia un nuevo ciclo de esperanza, metas y objetivos. ¿Qué otras reflexiones te gustaría añadir a este artículo?

Comentarios