maite nicuesa guelbenzu
1,6M

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching.

10 objetivos felices de Navidad

Aunque los objetivos de inicio de año incrementan la motivación de un nuevo ciclo, la despedida del 2018 también puede venir precedida por metas de ilusión:

  1. Ser más feliz con menos. Simplificar los preparativos de esta fiesta en la que rendir homenaje al afecto y no al consumismo.
  2. Seleccionar regalos emocionales para los seres queridos y amigos, elegir detalles sencillos a modo de gratitud.
  3. Práctica de la comunicación asertiva para reforzar los vínculos afectivos en torno a la mesa. Este es un buen momento para dar protagonismo al diálogo presencial, dejando en un segundo plano el teléfono móvil.
  4. Planes culturales. Los escaparates de la tiendas lucen su mejor versión decorativa en este periodo del año. Sin embargo, la agenda de proyectos culturales en forma de conciertos, cine y teatro es también emocionante. Además, la cultura no se consume sino que se disfruta.
  5. Descanso. Tras doce meses de trabajo, constancia, proyectos, retos superados y un extenso inventario de vivencias, el invierno navideño se convierte en una invitación para el relax al reducir el ritmo de la agenda.
  6. Leer algún libro pendiente o ver alguna película que no pudiste disfrutar en la cartelera. Encuentra tiempo para tener experiencias tan sencillas pero enriquecedoras.
  7. Refuerzo de los vínculos de compañerismo en la oficina por medio de las tradiciones propias de la Navidad en la empresa. Por ejemplo, la cena de fin de año. Intenta tener una actitud positiva en este tiempo.
  8. Encuentra espacio para ti. En un tiempo tan social, recuerda que los planes con los demás son más felices si también disfrutas de tus instantes de soledad.
  9. Expresa frases bonitas de amor y amistad como forma de felicitar la Navidad puesto que las palabras sinceras y verdaderas son un canal de buenos deseos.
  10. Búsqueda del bien común. Más allá del individualismo, recuerda que tu alegría es mayor cuando tu familia también lo es.

Sin duda, ser feliz en Navidad es un deseo apetecible. Sin embargo, recuerda que la verdadera felicidad se crea. Cuando todavía quedan algunas semanas para la llegada de este periodo festivo, toma lápiz y papel, y anota tus metas prioritarias en esta recta final de año.

Comentarios