maite nicuesa guelbenzu
1,6M

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching.

10 lecciones que aprendemos de la tristeza

La Navidad es un periodo del año en el que la tristeza parece no estar alineada con las expectativas de un tiempo que a nivel exterior envía estímulos constantes de buenos deseos, familia y plenitud. Sin embargo, el universo emocional es más complejo. Y la tristeza no entiende de fechas en el calendario, por ello, puede darse en diciembre, en verano o en cualquier otro momento. ¿Qué lecciones aprendemos de la tristeza?

  1. Apreciamos más los pequeños detalles. Un momento de complicidad con una persona, una conversación inspiradora, una película de cine inolvidable, un paseo por el campo. La realidad es la misma en esencia, inmersa en su evolución constante, sin embargo, cambia la mirada.
  2. No es incompatible tener una autoestima alta con sentir la tristeza que produce el desengaño sentimental, el dolor por una herida emocional, la ruptura de un deseo importante o la preocupación por un problema.
  3. El tiempo alivia las heridas, sin embargo, los días no lo logran todo por sí mismos. Es la actitud que adoptamos la que optimiza la gestión de las semanas desde el punto de vista terapéutico.
  4. Descubrimos que la aceptación es necesaria cuando la realidad no se ajusta a nuestras expectativas, sin embargo, no podemos hacer nada para modificarla en lo sustancial.
  5. La tristeza no es incompatible con otras sensaciones más agradables. Una persona puede estar triste, sin embargo, mantiene su capacidad de apreciar el humor aunque ría con menos frecuencia. En otros casos, aparece enmascarada en otras sensaciones. Por ejemplo, la rabia oculta tristeza.
  6. Nos ayuda a tomar más conciencia de nuestro mundo interior al escucharnos más en un momento en el que la introspección es una respuesta a ese estado de ánimo que busca respuestas.
  7. Los amigos son medicinales a través de su paciencia, su compañía, sus palabras y sus silencios. Esta compañía te hace sentir que esa carga de la tristeza pesa menos sobre tu espalda.
  8. Inspira de un modo diferente. La catarsis que produce esta experiencia puede hacer que sea en este momento cuando la creatividad fluye con más intensidad en un poema de frases de amor no correspondido, por ejemplo.
  9. La tristeza se supera y a través de esta experiencia descubres recursos, habilidades y capacidades de superación que te definen en esencia.
  10. La tristeza expresada de esta forma se muestra en su generalidad, sin embargo, en lo concreto de la vida, es particular. Tiene un motivo, una causa, una intensidad, unas características y unas circunstancias que la describen.

Si estás viviendo un momento de tristeza, date el permiso de sentir este sentimiento sin juzgarlo como negativo. La tristeza, aunque desagradable, es positiva y necesaria. Necesita ser expresada. Si el peso de la tristeza te impide continuar con el ritmo de la rutina cotidiana, pide ayuda psicológica para superar este malestar. ¡Cuídate mucho!

Comentarios