maite nicuesa guelbenzu
1,5M

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching.

10 formas emocionales de viajar al pasado

Es imposible viajar al ayer de manera literal, sin embargo, sí puedes conectar con el pasado a través de experiencias que te conectan con aquel tiempo. ¿Cómo lograrlo?

  1. Una serie histórica ambientada en una época específica. A través de sus personajes, la ambientación, el vestuario y los decorados puedes conectar por medio del lenguaje de la ficción con el hilo argumental de la trama.
  2. Fotografías personales. Por medio de tu álbum familiar puedes recorrer de manera visual algunas de las escenas que forman parte de tu biografía. Escenas en las que compartes protagonismo con otros seres queridos. Momentos de otra etapa diferente a la que te encuentras ahora.
  3. Cine. A través de sus efectos especiales y de los códigos propios del género de la ficción, las leyes del tiempo son diferentes en el lenguaje cinematográfico. Gracias a ello, puedes reflexionar a partir de cuestiones temporales como esta.
  4. Un diario. Aquellas personas que escriben un diario pueden volver a releer sus páginas a pesar del salto temporal existente entre el momento en el que lo escribieron y la actualidad del momento.
  5. Cartas. En relación con el punto anterior, si guardas cartas y postales de amigos, sus palabras pueden llevarte a un momento concreto de tu vida para recordar algunos detalles de esos vínculos afectivos.
  6. Conversaciones. Cuando compartes reencuentros navideños con amigos y amigas de la infancia, las conversaciones en torno a aquella etapa vuelven a cobrar protagonismo en el diálogo.
  7. Lugares que te conectan con el pasado. Cuando vuelves a visitar lugares en los que sientes un arraigo especial de infancia, adolescencia o primeros años de juventud, esos espacios visten tu mente con la belleza de recuerdos propios.
  8. Ejercicios de visualización. Por ejemplo, puedes anclar en tu mente un momento alegre y feliz de tu niñez desde el ahora para alimentar un estado de ánimo de calma y felicidad.
  9. Canciones. Escuchas de forma casual una melodía en la radio, y de forma inmediata viene a tu mente el recuerdo de un tiempo pasado en el que esa banda sonora te acompañaba.
  10. Historia de la filosofía. Por medio de los distintos autores que componen la historia, alimentas tu mente con ideas, corrientes, conceptos, frases filosóficas de amor y puntos de vista.

Aunque es cierto que el presente es el tiempo más importante en términos de felicidad consciente, el legado del pasado es un tesoro que merece la pena cultivar.

Comentarios