Isabel Navarro Ibáñez
616,6K

Periodista, estilista y enamorada del sur. Me inspiran la luz del sol y el sonido del mar.

Superar la inseguridad y mejorar la autoestima en el trabajo

Cada vez con más frecuencia, los especialistas en Recursos Humanos de las empresas se fijan en los factores personales de los candidatos que optan a un puesto de trabajo. Se ha demostrado que estos influyen en la productividad y el rendimiento de las personas. Y, en concreto, la inseguridad es uno de los factores que más baja el rendimiento laboral.

Parece obvio ya que, si no confías en ti mismo, es difícil que consigas transmitir que los demás tienen que confiar en ti y terminarás por sentirte atrapado. La falta de autoestima dificulta la generación de nuevas ideas y que se emprendan proyectos con autonomía. Y no tiene nada que ver con la formación educativa, sino con nuestra propia personalidad y con las circunstancias a las que nos hayamos visto sometidos.

Después de superar cambios y crisis en nuestra vida, tanto personal como laboral, es normal afrontar periodos de miedo y ansiedad ante un nuevo horizonte laboral. El problema es cuando esta sensación pasa a ser duradera, a hacerse crónica. La solución es obvia: valora tus talentos y habilidades y céntrate en ellos para mejorar tu autoestima. Pero mejor te damos más claves.

Prioriza. Disminuye tus necesidades y ocúpate solo de lo que es verdaderamente relevante para ti. A veces tu inseguridad aumenta por no poder atender a todas las necesidades.

Autoanalízate. Piensa por qué has llegado a esta falta de autoestima. Haz una lista con tus debilidades y fortalezas y céntrate en estas últimas, que seguro que son más. Poténcialas y así ganarás confianza.

Céntrate. En lo que tienes que hacer y en ti mismo, sin compararte con los demás ni exigirte imposibles. No puedes ser quien no eres, ni falta que hace. Acéptate a ti mismo.

Ábrete. No cierres tu mente ante los cambios. Amplía tus horizontes, eso facilita el afrontar nuevos retos.

Prepárate. Hemos dicho que hay que centrarse en los aspectos positivos, pero los puntos débiles tampoco deben olvidarse. Si aprovechas tu tiempo libre para mejorar en esas cosas, aumentará tu autoestima, al sentirte realizado.

Pero, sobre todo, supera tus errores. No puedes castigarte eternamente por errores pasados. Ni tú lo mereces ni puedes arreglarlos ya. El pasado debe quedarse ahí.

Comentarios