Isabel Navarro Ibáñez
615,5K

Periodista, estilista y enamorada del sur. Me inspiran la luz del sol y el sonido del mar.

Quiero empezar a correr, ¿ahora qué?

Has conseguido lo más importante: te has mentalizado y has decidido empezar a cuidarte y a hacer ejercicio. Has sucumbido a la moda runner y te vas a unir a ese grupo de gente en aumento. Ahora solo queda comenzar a correr, pero antes aclararemos un par de puntos.

1. Es importante hacerse un chequeo médico previo. ¿Por qué? El número de personas que corren ha crecido mucho pero también lo ha hecho el de fallecidos en mitad de una maratón. Y es que en el pasado los participantes en estas competiciones deportivas eran profesionales (o casi). Ahora, con la popularización del running, las maratones se han llenado de principiantes que se lanzan a estos retos sin conocer previamente su cuerpo. Unas analíticas antes de comenzar a correr te dirán cuál es el impacto adecuado al que puedes someter tu cuerpo.

2. No abandones. Puede que al principio te cueste mucho o notes que no avanzas. Es normal. Para una persona sedentaria (o con un pasado deportivo escaso), el comienzo será más difícil y lento. También la genética es importante y jugará un papel decisivo en tus capacidades. Pero lo importante está claro: no te rindas.

Dicho esto, nos lanzamos a las calles. La meta está en correr durante 30 minutos, sin parar. Para alcanzarla tenemos dos meses por delante y tres días de entrenamiento a la semana. Lo de correr 30 minutos del tirón puede parecerte poco (una vez puestos, verás que no es tan sencillo) o mucho, pero es un logro alcanzable y, pasados los 60 días, te sentirás muy satisfecha y querrás ampliar tus miras, ¡seguro!

Primera semana. Los dos primeros días (preferiblemente entrena un día y descansa al siguiente, de lo contrario el ejercicio no será tan efectivo y las agujetas te pasarán factura) repite cinco veces la clave 1+2: un minuto corriendo y dos andando. El tercer día aumenta a 6 las repeticiones.

Segunda semana. El primer día pasaremos al 1’30’’+2 y repetimos 5 veces. El segundo y el tercer día cambia la clave a 2+2 (dos minutos corriendo y dos andando), repitiendo 4 y 5 veces respectivamente.

Tercera semana. Vamos en aumento, el primer día serán 4 repeticiones de 2’30’’ corriendo y 2’ andando. El segundo día, 3+2 en 5 repeticiones y, el tercer día, 3’30’’+2 en 4 repeticiones.

Cuarta semana. Repite 5 veces las siguientes claves: 3’30’’+2, 4+2 y 4+1’30’’ respectivamente el primer, segundo y tercer día.

Quinta semana. 4+1, repitiendo 4 veces el primer día, 5 veces el segundo y 6 veces el tercero.

Sexta semana. ¡Ya puedes correr 10 minutos! Después, camina durante 3 minutos y repite dos veces. El segundo y el tercer día, 5+1, 4 y 5 veces respectivamente.

Séptima semana. Tres repeticiones diarias de 8+2, 8+1’30’’ y 8+1. ¡Esto marcha!

Octava semana. 10+2, 10+1’30’’ y 10+1 cada día, repitiendo dos veces.

Novena semana. El primer día la clave es 20+2+10 (corre, anda, corre), el segundo será 15+2+15 y el tercero, tres repeticiones de 10+1.

¡Al fin! Décima semana. Primer día: 20+2+15. Segundo día: 20+1+10. Tercer día: 30 minutos.

Lo has conseguido, ¡enhorabuena! Ahora eres runner. Seguimos, ¿no?

Así que ya sabes, si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh

Imágenes | Dreamatico

Comentarios