Uncategorized 353

El efecto retro: tendencia del Instagram celebritie

Instagram, Instagram, Instagram… a estas alturas ya pocos se imaginan su vida sin esta red social. Muchos especulan que la burbuja acabará estallando, que pronto lo veremos llegando a su fin (y con él, a todos los instagrammers); y que será el Youtube, la red que acaparará el mercado.  Pero eso lo dirá el tiempo, mientras tanto, centrémonos en el presente y analicemos una de las principales tendencias que actualmente podemos observar en Instagram.

 

Y es que como bien se sabe, los celebrities y los influencers son los que dictan lo que está y lo que no está de moda en la plataforma fotográfica sin la que la sociedad actual no puede vivir. Mientras vemos como los influencers como @lovelypepa, tienden a una estética anaranjada en su feed, las celebrities apuestan a tope por la fotografía vintage.

Si nos ponemos  a observar los perfiles tan seguidos como el de Selena Gómez (@selenagomez) con 137M, Kim Kardashian (@kimkardashian) con 111M o Rihanna (@badgalriri) con 63M, entre otros, vemos como las estrellas convencionales (suponiendo que los influencers son las estrellas de la nueva generación) apuestan por imágenes editadas con un aire muy noventero (tendencia en popa en todos los ámbitos: belleza, moda…).

 

Fotos quemadas, saturadas, atenuadas y de estilo Polaroid triunfan en los perfiles más seguidos del Instagram. Otra tendencia que actualmente está en popa, y que seguramente no tardaremos en ver en las cuentas de todos (porque los que dictan la moda en las redes sociales, son los que más seguidores tienen), es la de compartir fotos antiguas, de hace 10, 15 o 20 años.

Los personajes famosos anteriormente nombrados, ya lo han hecho. Bueno, veámoslo como una oportunidad para dar a conocer esas fotos ocultas en los álbumes, las fotos que solo las personas que visitaban tu casa podían ver. Ese yo pasado que tuvo la suerte de crecer sin las redes sociales, sacandose 12, 24 o 36 fotos por viaje y esperando que en ninguna saliese con los ojos cerrados y la boca abierta, ese que comía sin fotografiar su plato y que disfrutaba de cada momento sin la necesidad de demostrar a los demás su felicidad. Compartir está genial, pero sin olvidar lo que significa vivir y sentir cada momento por ti, no por tus seguidores.

 

Imágenes: instagram.com