Moda 293

DIARIO DE UNA NOVIA | CAPÍTULO 3

pasoapasoblog
abril 05 2019
Creo que muchas veces en el mundo boda no se habla de las dificultades, de las cosas menos buenas y de los impedimentos que encuentras en un camino que te han vendido lleno de peonías y confeti de colores. Ya os hablé de nuestra experiencia en este vídeo, intenté ser clara, concisa e ir al grano, porque si, hay confeti de colores pero no siempre es fácil encontrarlo.



A poco más de cinco meses de la boda, y cuando – creo – que lo importante está zanjado, es cuantas más dudas tengo: hay semanas en las que considero que somos licenciados Cum Laude en organización de bodas, con un Master en planificación de eventos realmente complicados y un Doctorado en gestión de las emociones cuando quieres imposibles para tu boda; y otras semanas en las que me arrepiento cada día de ser tan retorcidos y no haber escuchado la opinión de la mayoría: “¿qué necesidad tenéis de complicarlo todo tanto cuando hoy en día en una boda está todo hecho?”.

Pero como en la vida, hay días mejores y peores ¿verdad? Estamos disfrutando muchísimo organizando la boda que nosotros queremos organizar. Estamos creando desde 0 el universo que un día hablamos sin cordura en nuestro restaurante favorito de Madrid y sea como sea, lo estamos haciendo, juntos y en la misma dirección, que a fin de cuentas es lo importante.
DIARIO-DE-UNA-NOVIA-CAPTULO-3

Siendo franca conmigo misma creo, además, que los nervios están jugando en mi contra, cuando algo me ilusiona mucho pongo mi 100000%, me implico tanto que valoro todos los pros y contras en milésimas de segundo, tengo una capacidad que roza lo sobrehumano para detectar todas las posibles cosas que podrían salir mal. Las buenas también, pero claro, esas no me preocupan.
En este tiempo también me he sentado 3 veces delante de un folio en blanco con mi pluma MontBlanc – este dato no era relevante salvo porque es mi favorita – intentando escribirle a mi marido  todo eso que no he sido capaz en 14 años. De momento, solo he conseguido un par de tachones, alguna lágrima y siempre una sonrisa.
La gente le llama votos pero, si os parece, yo prefiero llamarlo razones. Las razones por las que no he dejado de quererle ni un microsegundo de mi media vida a su lado. Espero que algún día consiga sentarme delante de ese folio y enfrentarme a ese derroche de amor – impropio de una poco romántica -.     
DIARIO-DE-UNA-NOVIA-CAPTULO-3-2 DIARIO-DE-UNA-NOVIA-CAPTULO-3-4 DIARIO-DE-UNA-NOVIA-CAPTULO-3-6

Leer artículo original
www.pasoapasoblog.com