Moda vs tendencia

     El origen de la moda se sitúa mucho más lejos de lo que en ocasiones hemos podido pensar, nos remontamos a la Edad Media, cuando mujeres y hombres comienzan a buscar en su indumentaria y en las prendas una forma de transmitir su estatus social, su riqueza y su poder. De ésta manera, la ropa supera el umbral de mero objeto de vestimenta para convertirse en una herramienta de comunicación con un impensable poder social.   fashion history     FLAPPERS   Paul-Poiret-et-ses-mannequins        La historia de la moda, su evolución y su papel en cada época, exige un intenso análisis ahondando en tribus urbanas, movimientos socioeconómicos, prendas, personajes, firmas, hitos… A lo largo de éste estudio nos encontraríamos con un trasfondo que ha permanecido a lo largo de los años, e incluso ha adquirido fuerza en la época actual, hablamos de esa consideración generalizada de la moda como algo frívolo, algo banal, intrascendente incluso.      Ésta consideración es si cabe más fuerte entre aquellas personas que no conciben la moda más que como una industria, un sector más en la economía de un país.      En los últimos años hemos sido testigos de un fenómenos de democratización de la moda que ha dado lugar al nacimiento de dos corrientes de pensamiento, dos formas paralelas de vivir y entender la moda y su papel  en la sociedad.      De un lado, las masas que viven la moda como ese seguimiento casi descontrolado y enfermizo de las tendencias, que no piensan en el poder de la ropa como medio de transmisión de un mensaje, de tu mensaje, el que quieres comunicar al mundo. De hecho, ni siquiera se plantean un concepto de moda más allá de la compra de la última prenda que hayan visto en el último blog de moda que siguen “a pies juntillas”. bloggers       identical looks          En el lado opuesto, los que realmente entienden y viven la moda, ellos saben que en la tendencia está el verdadero final de lo que para ellos es moda, ellos consideran y viven la moda como un arte, como una forma de expresar tu personalidad, tu unicidad, tu mensaje.       Sin embargo, ésta forma de concebir la moda requiere de una sensibilidad especial, quizás por eso son pocos los afortunados que viven la moda y hacen de ella su propio arte. Ellos son su propia moda, crean sus propias tendencias, son su propia fuente de inspiración.   street inspiration     Onthe street       miroslava duma        En un mundo de consumo masivo de imágenes e información deberíamos reivindicar más a menudo ese poder que nos da la moda para convertirnos cada día en el personaje que queremos ser, para crear nuestra propia personalidad sin que tenga ni la más mínima nota común con la de cualquier otra persona.      Vivamos la moda con la magia que tiene, admirémosla, disfrutemos de ella, permitámonos todas las licencias que cada día deseamos, porque tu moda eres tú, la eliges tú y la creas tú cada día.