Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo




En noviembre nos fuimos de luna de miel durante 16 días a Sri Lanka y Maldivas, con una escala a la ida de 18 horas (casi un día) en Dubai.



Así que a continuación os voy a detallar como gestionamos los vuelos y que hicimos durante la escala en Dubai. Los post de Sri Lanka y Maldivas irán aparte.

Vuelos: todos los vuelos los sacamos con Emirates, tienen una opción “multicity” donde en una misma compra puedes incluir hasta 10 vuelos (creo que es el máximo).

Nuestros vuelos fueron:

Glasgow – Dubai (escala en Dubai de 18h)
Dubai – Colombo (Sri Lanka)
Colombo (Sri Lanka) – Male (Maldivas)
Male (Maldivas) – Dubai (con 2horas de escala)
Dubai – Glasgow


Lo que hicimos fue volar por la noche el viernes desde Glasgow (salimos a las 21:00 hora de Glasgow), llegando a Dubai a las 8 am del sábado (hora local de Dubai) y nuestro vuelo hacia Sri Lanka salía a las 02:35am de la madrugada domingo (hora local de Dubai) por lo que teníamos casi un día de escala en Dubai. Esto implicaba “dormir” dos días seguidos en aviones y aeropuertos, pero era una opción genial para visitar Dubai sin necesidad de alojamiento y aprovechando los tiempos hasta llegar a Sri Lanka.

Facilidades en el aeropuerto de Dubai: 


El aeropuerto de Dubai tiene consignas de pago, donde dejar el equipaje de mano. Nosotros las dejamos 12 horas de 9 de la mañana a 9 de la noche. El precio fue de 40 AED (9€ aprox) por equipaje.

Además en el aeropuerto de Dubai hay duchas gratuitas, así que si en la mochila o equipaje de mano os dejáis ropa de cambio, toalla y chanclas podéis daros una ducha que agradeceréis después de todo el día viajando y visitando.

El aeropuerto es enorme, así que tienen todo tipo de restaurantes, cafeterias, tiendas etc. Así que seguro que nos aburris.


Entrar/ salir del aeropuerto de Dubai: no necesitas visado si eres europeo, así que podrás salir y entrar sin tener que hacer ningún tramite salvo pasar por el control de pasaporte.


Clima en Dubai: Dubai es una ciudad en medio de un desierto, así que hace calor, mucho! Fuimos en noviembre, que es su “invierno” y hacía un calor increíble, al sol imposible estar parado o andando. Así que llevaros gorra, sombrero y crema de sol.

Ropa: salvo que vayáis a visitar alguna mezquita no vimos ninguna restricción de ropa, aunque como en el metro, centro comerciales, aeropuerto etc. el aire acondicionado está muy fuerte, yo opte por ir con pantalón fino largo, tirantes y chaqueta. Pero podéis ir en shorts perfectamente.


Transporte en Dubai: las dos principales opciones para moverte en Dubai son el metro y el taxi (también hay autobús pero no nos parecía una opción para lo que queríamos hacer). El metro es muy barato y llega a bastantes puntos, y el taxi aunque es un poco más caro, tampoco demasiado y es perfecto para cubrir las distancias hasta donde no llega el metro.

Y eso fue lo que hicimos, sacamos una tarjeta de 5 viajes de metro cada uno, al final solo usamos 3, pero creo que aun así salía más barato que tickets individuales. Precio tarjeta 22AED/ persona (unos 5€). 


El metro de Dubai, ya lo habíamos leído, cuenta con un vagón exclusivo para mujeres y niños, así que si eres hombre, asegúrate de no entrar en ese vagón, ya que conlleva multa. Es un metro muy moderno que además va sin conductor. En el trayecto se van viendo rascacielos y obras de las nuevas construcciones.


Ruta:


Nuestra primera parada era el Burj Arab, para ello preguntamos en el aeropuerto por la parada de metro más cercana, y nos indicaron que nos bajáramos en Noor Islamic Bank, y desde allí cogiéramos un taxi. 

El personal de información del aeropuerto no era muy amable y entendido que digamos, porque les costó ayudarnos, y de hecho nos dijeron que los taxis no aceptaban tarjeta solo los “premium”, y que llevásemos dinero efectivo, y en los 2 que nos montamos se podía pagar con tarjeta así que no parece que supiesen cómo funcionan.

Una vez que llegamos a Noor Bank, cogimos el taxi, hay infinidad de taxis a la puerta, y nos llevó al Burj Arab (el precio creo que fue en torno a 3€ al cambio). El taxista muy muy antipático la verdad.

El Burj Arab, es el lujoso hotel de 7 estrellas y solo se puede ver de lejos, la entrada a él está prohibida salvo que tengas una reserva. Así que la mejor forma de verlo es quedarte en la “public beach” que tiene al lado, es perfecta para las fotos y te puedes dar un baño en la playa!
  


La siguiente parada era Dubai Marina, teníamos dos opciones o coger un taxi de vuelta al metro y desde allí ir a Dubai Marina, o ir directamente en taxi, y eso hicimos, coger otro taxi (porque eran las 12 de la mañana y el calor ya era interesante). 

El taxista que nos toco fue todo lo contrario al anterior, súper amable y nos fue contando cosas sobre Dubai, los edificios que ibamos viendo desde el taxi, los años que llevaba la ciudad construyéndose, la composición de sus habitantes (un 80% es extranjero), que gracias a estas escalas tenían mucho trabajo en taxis, comercios etc. La verdad que súper majo! El precio creo que fueron unos 5€ al cambio.


El taxi nos dejó en una parte de Dubai Marina, para que pudiéramos dar una vuelta andando hasta el canal. Hicimos unas fotos al lado del canal, y vimos que enfrente había bastantes restaurantes, así que cruzamos (por arriba ya que era la única forma) con un sol de justicia. Llegamos a la zona del pier 7 y nos fuimos directos a comer.

 

Comimos en un restaurante que se llama La Gaufrette, donde tenían una carta bastante amplia y no muy caro. Comimos un entrante, dos sandwiches muy abundantes con ensaladas, más las bebidas por 122 AED (26€ aprox.)


Cuando terminamos dimos una pequeña vuelta por la zona y desde allí fuimos andando al metro, ya que estaba cerca, Jumeira Lakes Towers.



La siguiente parada era el Burj Khalifa, donde teníamos reservadas las entradas para visitarlo a las 4:30pm.


Nos bajamos en la parada de metro Burj Khalifa, pero es la parada de metro más larga en la que he estado, porque te deja lejísimos del centro comercial Dubai Mall y del Burj Khalifa, así que te tiras recorriendo los túneles (menos mal, porque por la calle te derrites!), más de 15 minutos. Primero recorres túneles, luego una galería de souvenirs y luego el centro comercial.



Como eran aproximadamente las 3 de la tarde, decimos aprovechar para hacer fotos al Burj Khalifa, desde la base, y dimos una vuelta alrededor del lago artificial y Dubai Mall. Justo en ese momento coincidió que era la hora del rezo y comprobamos como se escuchaba la oración en todos los edificios y lugares alrededor.



Como no sabíamos muy bien cómo iba la cola para la subida a la torre, a las 4 de la tarde ya nos fuimos hacia el Burj Khalifa, el acceso está en la planta baja del centro comercial.

Las entradas del Burj Khalifa es recomendable comprarlas antes ya que suelen estar agotadas en las horas principales, lo que hicimos nosotros fue coger las entradas a las 16:30, porque a las 17 de la tarde ya era más caro (es más caro cuanto más cerca del anochecer o amanecer esta), así que pagamos la entrada más barata (80 AED/persona, unos 18€) y nos quedamos a ver el atardecer y así vimos también Dubai iluminado y el juego de fuentes desde las alturas. Se pueden comprar con antelación desde un mes antes a la fecha en la que lo quieras visitar.

Para comprar las entradas lo podéis hacer desde la web (aquí), una vez allí tenéis que hacer la cola para recogerlas y la persona que pago con la tarjeta tiene que enseñarla, puede parecer una bobada, pero te hacen hacer la cola solo una persona, y nadie te dice que sea el que ha pagado, así que la gente cuando llega al mostrador tiene que andar yéndose a buscar al que pago etc. 

Una vez que recogimos las entradas ya pudimos subir, haciendo una pequeña cola en los ascensores.
La subida, apenas lo notas, sube muy suave, no da impresión y va cerrado, así que para los que les da miedo las alturas no tendrían que ver cómo se van alejando del suelo. Una vez arriba son ventanales, no tiene suelo de cristal como la Torre CN de Toronto donde estuve hace años, así que si tenéis miedo de ese tipo de suelos aquí podéis estar tranquilos.


Arriba no tienes ningún tiempo límite, así que primero estuvimos en la planta 124 y después subimos a la 125. Como os comentaba la sacamos a esa hora para ver Dubai de día y verlo iluminado, pudiendo ver así el juego de luces y agua de las fuentes desde arriba. El espectáculo es cada media hora y lo vimos desde abajo también.



Cuando terminamos, fuimos dentro del Dubai Mall, para ver algunas de las que cosas que le hacen también muy famoso, como su acuario gigante o su cascada con las esculturas de los saltadores.

Hicimos una merienda/cena en Mc Donalds porque estábamos agotados de llevar todo el día andando y desde ahí, serían entorno a las 20:30, volvimos a recorrer el centro comercial, la galería y los túneles para llegar al metro que nos llevara de vuelta al aeropuerto, ya que hasta las 9:15 teníamos la consigna y sino ya era un poco más cara. Y total siendo ya de noche tampoco podíamos hacer mucho más.

En el aeropuerto no tardamos nada en pasar el control de entrada y una vez allí nos duchamos, nos fuimos hacia nuestra puerta de embarque, y aprovechamos para dormir un rato y volvimos a cenar porque de tanto esperar entra hambre.

Y a las 2:35 am ya nos fuimos en el avión rumbo a Sri Lanka.

Como veis en 18 horas, se pueden hacer bastantes cosas en Dubai, y dependiendo de si subis al Burj Khalifa o no, o de a qué hora tengáis la entrada, podéis acercaros por ejemplo a los zocos que a nosotros nos faltó.

Pronto las entradas de Sri Lanka y Maldivas.


 
 

Leer artículo original
www.sinmiraranadie.com

Comentarios