Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo





Cuarta y última parte del viaje a Sri Lanka durante nuestra luna de miel, pero aún queda otra entrada muy guay, la de Maldivas.

Dia 7: Ella – Tissa – Safari Yala 

Este día nos despertamos a las 5 de la mañana, porque queríamos ver el amanecer entre montañas y campos de té, viendo Little Adam’s Peak y Ella gap, y es que la ubicación privilegiada de nuestro hotel ofrecía estas impresionantes vistas.

Fue algo mágico, despertarnos a ver el amanecer, en medio de tanta paz, solo veíamos a otras personas alojadas en el hotel desde su terraza haciendo fotos, y veíamos a lo lejos a gente subiendo Little Adam’s Peak con linternas para disfrutar el amanecer arriba.
No hay palabras para describirlo.


Después fuimos a desayunar al buffet que era espectacular y estaba buenísimo todo! Y estuvimos dando un paseo por el hotel y las plantaciones (pensábamos ir a la piscina, pero no hacia tanto calor como para un baño!).



Y llego el momento deirnos camino de Yala, es cierto que viendo como quedaron los siguientes días de actividades, teníamos que habernos quedado un día más en Ella, para hacer más rutas y aprovechar este hotelazo!

De camino paramos en un mirador espectacular a los pies de Little Adam’s Peak y Ella gap, y paramos también en Rawana Waterfall, que me pareció una cascada sin más, será que habré visto otras más impresionantes (especialmente las del Niagara y las de los lagos de Croacia y Escocia), así que como parada en ruta bien, pero no tiene nada más.



Al ir acercándonos a Tissa, fuimos viendo como el paisaje iba cambiando completamente, y se parecía mas a lo que esperas para un safari, grandes llanuras, colores más amarillos, muchísimos menos arboles etc. parecía África, en miniatura claro!

Llegamos al hotel, y fue bajarnos y ver como el calor del sur no tenía que ver con el de días anteriores, madre mía que calor! 

Subimos a la terraza del hotel, que tenía unas vistas espectaculares del lago de las dagobas.

Comimos en el propio hotel ya que nos recogían ahí directamente para hacer el safari, a las 2 en punto era cuando se habría la entrada al parque para los jeeps de horario de tarde.

El precio del safari de Yala fue de 15.000 rupias, fuimos solo nosotros con el conductor del jeep y nuestro conductor de estos días que siempre se animaba a ir a los safaris nos dijo. Se de gente que los hizo más baratos, pero también dependerá de si son más o menos personas supongo.

Nuestro conductor del jeep era majísimo, veía animales donde nadie veía nada, a cientos de metros, en seguida notaba que algo se movía u oía algún ruido y paraba el motor y avisaba a otros jeeps para que hicieran lo mismo y siempre aparecía algún animal.


Como primer safari y experiencia, fue divertidísimo, lo pasamos genial las casi 4 horas que estuvimos, fue una pasada, vimos elefantes, dragones de komodo, pavos reales, ciervos, monos, gallinas, cocodrilos, iguanas y un oso pardo! Además el parque es precioso, con lagos, rocas, y con una parte de playa que toca el Indico.





Ahora en mi opinión teniendo en cuenta el número de animales que vimos, y la cantidad de jeeps que hay (son demasiados), es que creo (también por lo que otras personas que han hecho Yala y otros safaris en Sri Lanka me han comentado), que Yala no merece tanto la pena por lo lleno que está y porque no hay tantos elefantes y me iría a un parque menos famoso/ masificado donde ver más animales y más tranquilamente.



Dia 8: Tissa – Dickwella – Mirissa

Este día nos levantamos y emprendimos rumbo a Dickwella para ver el buda sentado más grande de Sri Lanka, Wewurukannala Vihara.

Esta visita la añadimos nosotros al itinerario, porque el conductor nos quería llevar directamente a Mirissa, pero nos parecía que iba a ser un día muy vacío de actividades. Nos dijo que sabía cómo llegar, aunque no era así, y gracias a nuestro GPS en el móvil conseguimos llegar, y claramente merecía muchísimo la pena la visita. 

Es impresionante el buda, puedes además subir a él y mientras subes hay imágenes pintadas en la pared que van contando la historia de buda.


Además tiene un templo con esculturas de buda muy bonito también para visitarlo. 


Tuvimos la suerte además que llegaron un montón de niños de colegio, con las profesoras, y en seguida vinieron para que nos hiciésemos fotos con ellos.


La entrada a Wewurukannala Vihara nos costó 200 rps/ persona (1€/ persona). Añadidlo si pasáis por Dickwella en ruta hasta algún sitio y visitadlo.

En Dickwella están los famosos pescadores zancudos, que pescan sentados encima de un palo, pero el encanto se ha perdido ya que básicamente están esperando sentados a que alguien vaya y entonces hacen que pescan para que les pagues por hacerles la foto, nosotros como ya lo sabíamos les vimos de lejos pero no nos acercamos a verlos.

Queríamos haber visitado otro buda en Matara, pero el conductor tampoco sabía cómo llegar y al final decidimos ir directamente a Mirissa, ya que había que desviarse,  y aprovechar la tarde en Mirissa para dar un paseo por la playa, ver el ambiente y comprar en los diferentes puestos.
Así que después de llegar al hotel, comimos, nos dimos un baño en la piscina nos cogimos un tuk tuk y nos fuimos a Mirissa Beach, desde donde además vimos el atardecer y pisamos por primera vez el agua del Oceáno Índico.


Volvimos al hotel a cenar (lo teníamos incluido, ya os comentaba en el post con toda la info del viaje que nunca llegamos a saber que habíamos reservado en este hotel porque teníamos habitación con piscina privada y media pensión).

Pero como veis este día se quedó un poco “flojo de actividades”, es cierto que después del día anterior del safari y de todos los días que llevábamos de viaje estábamos cansados, pero este día podíamos haber visto más cosas pero el conductor no nos propuso tampoco mucho más, así que fue un día más de relax en Mirissa con la visita al buda de Dickwella.


Día 9: Mirissa – Galle – Aeropuerto y vuelo a Maldivas

Este noveno día, era nuestro último día en Sri Lanka, ya que a las 20pm, teníamos el vuelo a Maldivas. Habíamos leído bastante acerca del tráfico para ir desde el sur de Sri Lanka al aeropuerto, así que preferimos ir temprano a Galle para visitarlo tranquilamente, y luego ya ir al aeropuerto, aunque esperásemos más ahí.

Lo cierto es que se tarda mucho en llegar si se va por la carretera convencional, o en transporte público, pero el conductor nos llevó por la carretera de pago y no había ni trafico ni atascos, pero bueno mejor llegar con tiempo que nunca se sabe!

De camino a Galle las vistas son preciosas, y además volvimos a ver a los pescadores zancudos, y vimos tambien a la gente local en los mercados de pescado comprando.



En Galle visitamos la zona del fuerte y la zona del faro,estuvimos paseando y haciendo muchísimas fotos, y luego estuvimos también viendo algunas tiendas que vendían productos locales.
Galle dicen que es la ciudad más europea ya que fue colonia holandesa, aunque a mí me recordó más a ciudades de cubanas (no he estado en Cuba, pero me recordó a fotos que he visto).






 Y con estas maravillosas vistas, decíamos, hasta pronto a Sri Lanka.


Conclusiones sobre el viaje a Sri Lanka: 

A modo de cierre de este viaje, voy a compartir mi opinión sobre este país.

Era mi primera vez en Asia, y creo que es un país perfecto para una primera vez en Asia, porque combina cultura, naturaleza, senderismo, aventura y relax. Es un país seguro y donde hay que tener más cuidado con la higiene o los perros, pero no es un país con delincuencia, robos e inseguridad para el turista. Es sin duda un país de gente muy amable y que trataran de agradarte en todo momento. 

Habíamos leído que es un país caro, porque se aprovechan del turista con precios desorbitados en las entradas a monumentos / templos etc. y aunque es cierto que los más famosos como Sigiriya o Polonnaruwa si tienen unos precios muy altos, el resto de entradas al cambio a €, son precios muy bajos.

Me parece un destino ideal para estar 9 días como nosotros o más días y así aprovechar a hacer más rutas de senderismo, descansar en la playa, hacer más safaris, ir a ver ballenas etc.

Es sin duda un país que merece la pena conocer, para nosotros fue una grata sorpresa y nos alegramos muchísimo de haberlo elegido como destino para nuestra luna de miel.



Leer artículo original
www.sinmiraranadie.com

Comentarios