shani

Vanidad de vanidades, todo es vanidad

Ligar a través de Apps: las señales inequívocas de un fracaso por chat

  Ya no me avergüenza admitirlo: llevo unos meses probando eso de ligar a través de Apps. ¿Por qué avergonzarse? Es cómodo, ágil y puede llegar a ser muy entretenido. Puedo conocer a chicos mientras estoy cocinándome la cena después de un duro día de trabajo, cotillear perfiles desde la bici estática del gym y coquetear a través del móvil estando en pijama en el sofá de mi casa. Eso sí, no todo son ventajas. A lo largo de mi trayectoria como usuaria de este tipo de redes y aplicaciones, me he topado con situaciones peculiares, grandes decepciones y, como no, tomaduras de pelo de las de toda la vida. Y es que al final, lo de ligar en el ciberespacio no es tan distinto como hacerlo en un bar o en una discoteca: la diferencia es que lo de reconocer a los “listos”, a los “pesaditos”, a los “pringadetes” y a los “flipados de la vida”, es definitivamente más fácil cuando los tenemos delante. Es por eso que me ha parecido una buena idea usar mi ya dilatada experiencia para ayudaros a distinguir cuanto antes los perfiles que prometen de los que, por más que nos gustaría, no irán a ninguna parte. He elaborado un pequeño catálogo de señales inequívocas de fracaso, experiencias que se han ido repitiendo y que casi siempre han tenido el mismo resultado. Espero que os ayuden en vuestra búsqueda de ese príncipe azul virtual, ¡el mío aún está por encontrar! Ahí van: Hashtag - Señal inequívoca Nº1: “A grandes parrafadas, poco interés” Una de las experiencias que más se han repetido es la del tío que no para de escribir, escribir y escribir en el chat. Desde el primer momento, te habla de él, de sus gustos, sus preocupaciones, sus ambiciones profesionales…Eso sí, de ti no te pregunta nada. Al principio te parecerá interesante, abierto, sensible….No te engañes, en realidad lo único que quiere es que alguien “le lea” sus penas. Así que ya sabes: ¡huye! - Señal inequívoca Nº2: “Las prisas nunca son buenas” Están los que parece que no tienen un minuto que perder. Son los que, desde que comienzan a chatear, ya quieren saber en qué barrio vives, por dónde sales y qué haces esa noche. No está mal si lo que te interesa es… pues eso, ir al grano. Si no es el caso, déjate, que ese solo quiere una cosa.   - Señal inequívoca Nº3: “Aquí hay gato encerrado” Me ha pasado más de una vez: las conversaciones son fluidas, los gustos similares, la conexión parece casi total. Pero no hay caso, el chico no termina nunca de lanzarse a pedirte una cita “en el mundo real”. He aprendido que este tipo de situaciones sólo pueden significar que hay gato encerrado. Puede que la foto que tiene en el perfil sea falsa, puede que el chico tenga novia, o puede que sencillamente sea muy tímido y muuuy paradito. Sea lo que sea, seguramente nunca lo descubras. Pinta que no le conocerás jamás. - Señal inequívoca Nº4: “No me busques, que me encuentras” Aun no sé bien por qué, pero resulta que hay chicos que, a través del chat, creen que para ligar es necesario estar picándote todo el tiempo. Se meten con tus gustos musicales, tu forma de hablar y hasta de tu emoticonos. Llega un punto en el que quieres conocerle en persona sólo para poder darle un buen guantazo en la cara. Pasa de él, te aseguro que no vale la pena.   Seguro que hay un montón de señales que todavía me queda por descubrir. Pero insisto en que estos meses enganchada a las App de ligoteo me lo estoy pasando estupendamente. He conocido a chicos de toda clase y, como con casi todo en la vida, la experiencia me va a enseñando a acertar a base de “prueba y error”. Os invito a hacer lo mismo y espero que mis “tips” os ayuden en el camino.