redaccion

Equipo de redacción de Madaísh. ¡Somos la voz de la moda!

¿Sabes lo que son las personas tóxicas? ¡Evítalas a toda costa!

Todos tenemos personas tóxicas en nuestra vida. Son aquellas que nos hacen sentir infravalorados o sin poder de voluntad. No se debe subestimar la capacidad que tiene una persona de este tipo para crear caos, culpabilidad, incomodidad e incluso para controlarnos. Es importante saber reconocer este tipo de personalidad para poder controlar su efecto sobre nosotros mismos y, llegados al extremo, poder evitarlos. ¿Sabes si eres una persona tóxica o tienes alguna en tu entorno cercano? Aquí te damos pistas para reconocerlas y poder evitar su efecto.

Son personas muy centradas en sí mismas

Las personas tóxicas hablan mucho de sí mismas y están muy centradas en lo que les conviene a ellos mismos. Este exceso de ego se lleva por delante a cualquiera que se ponga en su camino, aunque sean capaces de justificarlo y de hacernos creer lo contrario. ¡Cuidado con los que te hacen sentir menos, es probable que lo hagan para estar por encima!

Cómo evitar a las personas tóxicas

Negativismo emocional

Tienen una actitud negativa y muy pesimista, ven el vaso siempre medio vacío y crean dramas de situaciones sencillamente solucionables. Por esa razón, las personas tóxicas adoptan el rol de víctima con mucha facilidad, de esta forma centran en ellos mismos la atención del resto. Son incapaces de ejercer la autocrítica y ver los errores propios, creyendo siempre que el mundo está en su contra.

Son autoritarios

Ejercen la autoridad de forma constante, corrigiendo al resto e imponiendo su opinión y decisiones. No se permiten aprender de los demás, no soporta que le lleven la contraria y se siente en posesión de la verdad absoluta.

Cómo evitar a las personas tóxicas

Una vez identificadas, las personas tóxicas se pueden evitar. Este tipo de actitud hay que pararla, si la aceptamos durante un tiempo la persona se acostumbra y lo tomo como un trato normal. Puedes ofrecerles tu ayuda y ayudarles a mejorar, pero hay que exigir este cambio o salir de esa relación, ¡es peligrosa! Para ello hay que negarse a caer en el juego, no permitir ese comportamiento y frenarlo cuando ocurra.

Si esa persona quiere cambiar lo hará, si no mejor será que dediques tus esfuerzos a otra cosa. Es posible cambiar de actitud y ver la vida con otros ojos pero recuerda: no entres en el juego ni permitas que te falten al respeto. Ayuda a esa persona tanto como ella se deje y nunca la antepongas a tu bienestar personal. Puedes darle las claves para cambiar pero no puedes cambiarla.