Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo

redaccion

Equipo de redacción de Madaísh. ¡Somos la voz de la moda!

¿Qué te impide ser feliz? ¡Bye caras largas!

De repente te levantas y te das cuenta de que llevas una semana de morros sin razón alguna. Malhumorada, triste y con la cara larga, no te apetece hacer nada ni ver a nadie. ¿Sabes cuál es la razón? Existen una serie de motivos que afectan a tu humor, ¡si los cuidas sonreirás de oreja a oreja!

En primer lugar, debes reconocer que no eres tú, que estás de mal humor y que no existe una razón de peso para estarlo. Tienes salud, familia, amigos, un trabajo molón y una cama cómoda. Vamos, los básicos. Sin embargo, te encuentras cansada, desganada y todo te sienta mal, desde el señor que se cruza en las escaleras del metro hasta que la cajera te de las vueltas en céntimos. ¿Es el mundo o eres tú? ¡Aquí tienes algunos factores que afectan a tu estado de ánimo y que conviene vigilar!

1. Los malos vicios: el estrés y el mal humor nos llevan a fumar más o a pegarnos unas fiestas enormes el fin de semana. Eso pasa factura y el cuerpo pide a gritos una pausa. ¡Necesitas cuidarlo y saber cuándo parar!

2. El café: las personas adictas a la cafeína pueden sufrir migrañas, cansancio y un humor de perros, además de ir a toda pastilla. Todo está bien en su justa medida y no es necesario que dejes de tomar café si lo necesitas, pero limítate a dos tazas diarias. ¡Notarás los resultados!

3. El hambre: cuando pasamos mucho tiempo sin comer nos ponemos de malhumor. Esto se debe a que nuestro cerebro necesita glucosa para funcionar y cuando le falta te pones irritable y de bajón. Está bien hacer dietas o comer sano, pero eso no significa poco. ¡Come a menudo en pequeñas dosis para mantener tu cerebro a tope!

4. El estrés: el trabajo, la familia, el conseguir consagrar lo laboral con lo personal a veces cuesta mucho. Esto nos provoca preocupaciones y dolores de cabeza a las que no podemos o sabemos poner remedio. Relájate, piensa que lo que tenga que ser será, que eres válida para tu trabajo (o no te habrían contratado) y que al final, todo llega.

5. El sedentarismo: aunque nos dé pereza, nuestro cuerpo necesita actividad. No es necesario apuntarse al gimnasio o correr una maratón semanal, pero pasar 12 horas al día sentado o tumbado tampoco es bueno. ¡Ni un extremo ni otro! Si trabajas en una oficina aprovecha al salir para pasear, quedar con amigas, ir de compras o hacer algo que implique estar en movimiento. 

6. Dormir: cuando no dormimos suficiente ocurre lo mismo que con la comida, que el cerebro pide más. Mientras dormimos el cuerpo resetea, carga las pilas para el día siguiente y relaja las preocupaciones. ¡Esa es la razón por la que todo te preocupa menos cuando te despiertas! Regálate 8 horas de sueño, verás que cambio. 

7. El móvil: pasar todo el día pegada al teléfono no es nada sano, ni para tus ojos (la luz de la pantalla es malísima) ni para tu cerebro. Las ondas electromagnéticas y el vibrador del móvil interfieren con tu descanso, deja el teléfono lejos de tu cama. 

¿Lista para ser feliz?

estilo de vida_combatir mal humor

Si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh

Comentarios