redaccion

Equipo de redacción de Madaísh. ¡Somos la voz de la moda!

¿Es sana tu relación?

¿Tu relación es sana? ¿Priman más las discusiones que los momentos buenos? Si ante estas dudas no sabes qué responder, deberías seguir leyendo. Hay relaciones que no saldrán adelante, otras que se quedarán a medias y otras que acabarán en boda o en una exitosa convivencia. En cualquier caso, estos consejos que te detallamos, te servirán para saber cómo sacar de un bache o de un mal momento tu relación. Pareja hablandoAprende a escuchar Tendemos a esperar a que la otra persona acabe de hablar para lanzar nuestro argumento cual caballo desbocado y no caemos en la cuenta de que lo que nuestra pareja nos está diciendo probablemente sea importante. Escuchar es imprescindible para que haya una comunicación correcta y no se cometan errores que anteriormente se habían hablado. Ahí reside parte del problema: se hablaron, pero quizás tú no escuchaste. Ésta es una de las mejores maneras para captar las necesidades del otro y para corregir errores propios. Vino para dosDi no a la rutina Nos olvidamos de agradar a nuestra pareja pero nos gusta que nos agraden a nosotros; olvidamos dar besos y abrazos y eso, a la larga, mata una relación. ¿Qué tal si en vez de hacer zapping en la tele o quejarnos de lo duro que ha sido el día hacéis la cena juntos o tomáis una copa de vino? Se trata de dar amor y cariño y de hacer cosas juntos que os hagan desconectar del día laboral. Ese tiempo que compartís por la noche ha de ser la desconexión total de un día más. Igualmente, los fines de semana se pueden hacer mil y un planes para que cada sábado o domingo sea único y especial. ¡Échale imaginación! Discusion sanaDiscutir de forma sana Discutir forma parte de la vida. Ya sea con tu familia, amigos o con tu pareja, es algo normal. No siempre vamos a tener la misma opinión acerca de determinados temas. Aprender a discutir ayudara a que os pongáis de acuerdo sin malos rollos y que las discusiones no desemboquen en algo mayor. Todo esto trae a la larga resultados muy positivos para la pareja. Además, te va a parecer curioso, pero discutir de forma sana con tu pareja hará que aprendas a argumentar tus opiniones y sepas defender mejor tus ideas en la vida en general. PacienciaEl secreto de la paciencia Si no tienes paciencia en tu relación, raramente será duradera. Todos nos sentimos cansados alguna vez de esas manías, detalles o actitudes que tienen nuestras parejas. ¿Crees que tú no las tienes? ¡Sabes que sí! Nadie es perfecto y a través de la comunicación y el cariño podemos hacer que determinadas actitudes que nos ponen los pelos de punta de nuestra pareja cambien o se maticen. No se trata de aguantar carros y carretas; sólo hay que ser paciente y aguantar un poquito esas cosas que nos ponen un poco nerviosas. ¡Cólmate de paz interior!