Prepyus

Journalist. Master in Corporate Communication. "One is not completely dressed unless one wears a smile". Redactora de contenidos en Madaísh.

Llegan las gordiflacas

De los creadores de los fofisanos, llega ahora el estreno de las gordiflacas o, en inglés, las TOFI (Thin Outside, Fat Inside) también llamadas Skinny Fat, término acuñado por el doctor Steve Blair, de la Universidad de California del Sur. ¿A qué se refiere? Pues, ni más ni menos que a chicas realmente delgadas que, lejos de estar obsesionadas con la báscula y su talla de ropa, comen lo que les da la gana y pasan del ejercicio físico. ¿Envidia? Sí, de primeras. Pero el hecho de estar delgada no es sinónimo de estar sana y en forma, si no lo acompañas de hábitos alimenticios saludables con algo de actividad física. ¿Cómo reconocerlas?

Ante la inexistencia total del deporte en sus vidas, lo primero que llama la atención es la ausencia de músculos. En definitiva, lo que les hace estar “fofis”, sin fibra. En consecuencia, son chicas que tienden a acumular la grasa visceral, especialmente en la barriguita. Características físicas: ausencia de músculos tersos (especialmente en brazos y gemelos), vientre ligeramente abombado y, en ocasiones, presencia de la llamada “doble barbilla”.

¿Qué comen? Literalmente de todo. Nunca se privan de nada. Han nacido en ese elitista rango de mujeres que, presumiendo de su buena genética, pueden permitirse el lujo de no hacer dieta, sino todo lo contrario: bollería industrial, fast food, refrescos gaseosos, cervecitas… todo les viene bien y a cualquier hora. Sin duda, envidiadas por el común de las mortales. Pero la mala vida, a la larga, siempre pasa factura. Incluso a las chicas genéticamente mejor dotadas.

Y es que las TOFI, o gordiflacas, no son personas sanas. De hecho, corren los mismos riesgos que un obeso, aunque aparentemente no sea así. El hecho de no comer frutas y verduras en abundancia, beber agua en vez de refrescos o bebidas alcohólicas, y no practicar jamás de los jamases ejercicio físico, hace que, aunque tengas una constitución delgada, puedas desarrollar problemas de salud como altos niveles de colesterol, hipertensión o diabetes. Puedes tener un metabolismo rápido o una tendencia genética a no engordar, pero corres el riesgo a que se acumule la grasa en los sitios más peligrosos, como son los alrededores de las vísceras.

Prepyus aconseja: no tienes que estar perfecta y tener un cuerpo escultural como los Ángeles de Victoria’s Secret, pero sin duda, seas gordita o delgada, debes llevar una vida saludable. Ya no es una cuestión física, sino de salud. La OMS recomienda realizar un mínimo de 2 horas y media de ejercicio a la semana. No tienes que realizar grandes esfuerzos, pasear media hora al día a paso ligero es una buena forma de empezar. Si a eso lo acompañas de una dieta mediterránea, que además de ser sana está riquísima, no correrás el riesgo de convertirte en una gordiflaca.

 

IMÁGENES

PRINCIPAL

FOTO 1 | GORDIFLACA

FOTO 2 |FAST FOOD

FOTO 3 |DIETA MEDITERRÁNEA