Prepyus

Journalist. Master in Corporate Communication. "One is not completely dressed unless one wears a smile". Redactora de contenidos en Madaísh.

La peligrosa moda de tatuarse los ojos

Comenzó hace tiempo en EEUU, como casi todas las tendencias, y después se fue extendiendo por el resto del planeta, con especial éxito en Singapur. Se llama el “eyeball tattoo” y, como su propio nombre indica, consiste en tatuarse los ojos de forma irreversible. Los médicos aseguran que se trata de una moda muy peligrosa a la que hay que poner freno.

¿Cuál es el origen de esta extravagante tendencia de “belleza”? El pionero se hace llamar Luna Cobra y se considera un artista del cuerpo. Se trata de un norteamericano residente en Francia que lo que buscaba, originariamente, era imitar a los personajes de la película de ciencia ficción “Dune”.

¿Cómo se realiza el procedimiento? Mediante unas inyecciones de tinta que se aplican en la capa esclerótica y conjuntiva. Y, aunque la técnica no dura más de un minuto, sí que se tarda entre media y una hora para limpiar y preparar el ojo. Después, con la ayuda de una pequeña aguja, se procede a la implantación del pigmento.

Sus efectos son realmente nocivos. Para empezar, después de salir de la sesión, los ojos están hinchados e irritados, algo que se puede alargar durante las tres semanas posteriores. Además de esto, se pueden producir otras complicaciones, tales como dolor de cabeza, sensibilidad a la luz, alergias, infecciones en los ojos, ulceras y, la peor de todas, ceguera. Todo ello sin contar con la exclusión que pueden generar, tanto socialmente como laboralmente, presentar unos estilismos tan chocantes.

Sin embargo, y aunque resulte insólito, esta destreza, aparentemente novedosa, no es un invento de nuestros días. De hecho, ya en el año 150 antes de Cristo un médico llamado Galeno de Pérgamo ponía en práctica dicha técnica. Aunque, por supuesto, el objetivo era totalmente distinto. Y es que, mientras que Luna cobra lo realiza con fines estéticos, Pérgamo coloreaba la córnea para intentar curar el glaucoma.

Actualmente, Singapur ha acogido esta tendencia con una amplia aceptación, haciendo saltar la voz de alarma. También se ha vuelto realmente popular entre los presos, como una seña de identidad y pertenencia a una banda criminal. ¿El precio? Cerca de los 1000 dólares. Una técnica de alto coste económico que, además, puede ocasionar grandes problemas de salud, sin contar con que sus resultados realmente resulten estéticos.

Así que, ya sabes, si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh!

 

IMÁGENES

PRINCIPAL / EYEBALL TATTOO / OJO TATUADO / EFECTOS NOCIVOS