Prepyus

Journalist. Master in Corporate Communication. "One is not completely dressed unless one wears a smile". Redactora de contenidos en Madaísh.

La obsesión que generan en ti las últimas tecnologías

Vivimos en un mundo virtualmente globalizado donde, para estar a la última, tienes que revisar a cada minuto todas tus redes sociales, especialmente Instagram, la red social de moda. ¿Qué es lo primero que haces nada más levantarte y lo último antes de acostarte? Seguro que no es dar los buenos días o las buenas noches. Porque tu teléfono, ese fiel compañero al que tanto quieres, te seduce para acudir a él. A veces te llama con nombre de Facebook o Twitter, otras muchas con nombre de Instagram y, a menudo, lo hace con nombre de Whatsapp. Y eso no estaría mal si no se convirtiera en una obsesión. Las herramientas no son malas en sí mismas, sino el uso que hacemos de ellas. Así, nuestro Smartphone se creó con el fin de hacernos la vida más sencilla, pero su utilización nociva puede desencadenar en nosotros repercusiones perjudiciales para nuestra salud, como el estrés, la envidia e incluso una baja autoestima.

Nos hemos convertido en la generación burbuja. Sales a la calle y la gente no se relaciona entre sí, andan absortos mirando las pantallas de sus teléfonos. ¿Qué pasa si no me conecto y me pierdo algo importante o soy el último en enterarme? ¿Quieres saber qué pasa? Que si no te conectas a cada instante estarás disfrutando de eso que se llama ‘vida’. ¿Quieres dejar pasar los años mirando a través de un foco virtual o prefieres experimentar una realidad que es sólo tuya, tu realidad?

El marketing y la tecnología se han encargado de meternos en un bucle de obsesión por querer conseguir lo último a cada momento. “El deseo desea deseo”.  Y ves a todas esas fashionistas en las redes sociales luciendo la última tendencia, o comiendo alimentos riquísimos y saludables, o viajando alrededor del mundo y subiendo fotografías de todos los países que visitan, o poniéndose en forma con lo último que ha salido al mercado en productos proteicos… Y tú -¡oh, mujer “libre”!- entras en el ansioso juego de querer lucir, de querer probar, de querer ejercitar, de querer viajar y fotografiar… Y, si no lo consigues, te estresas, las envidias y te baja la autoestima, porque deseas con todas tus fuerzas entrar en ese mundo virtual. ¿Por qué no vives tu realidad y te construyes a ti misma, con coraje y en libertad?

La tecnología está para dar servicio, no para convertirnos nosotros en sus esclavos. Y, realmente, las redes sociales han supuesto un gran avance: nos permiten comunicarnos con aquellos que tenemos lejos, compartir fotografías de una forma instantánea, informarnos a tiempo real de las últimas noticias, aconsejarnos de qué sitios o países puedes visitar, etc. Y todo eso, usado de una forma responsable, está realmente bien, ¿no creéis? Como todo en esta vida, se trata de alcanzar el equilibrio entre lo que supone nuestra vida real y nuestra vida en la red. Se pueden consultar consejos de moda y belleza, interactuar con nuestras bloggers favoritas, revisar las últimas publicaciones y, además, salir a probar ese sitio nuevo del que me han hablado, conversar con mis amigos en la calle, ir a mis clases de baile… ¡Todo de una forma saludable y en su perfecto equilibrio!

Y es que, antes de conectarte a la red, debes tener muy en cuenta los siguientes puntos:

1.-Que la perfección y los milagros no existen.

2.-Que lo que es bueno para otras puede no serlo para ti. Igual ocurre con la ropa.

3.-Que aunque tengas tus iconos de estilo, tú debes ser tu principal referencia.

4.-Que las redes sociales, aunque sean maravillosas, no deben estar nunca por encima de tu vida personal.

5.-¿Y qué si pruebas los domingo a desconectar tu teléfono móvil y lo dedicas a hacer actividades que no sueles hacer entre semana? Como salir a pasear al campo, leer un buen libro al lado de la chimenea, tomarte una taza de chocolate caliente en buena compañía…

Así que ya sabes, no caigas en la obsesión que te marcan las tendencias y realiza un consumo responsable de tus redes sociales favoritas. Y nunca te olvides que, si quieres seguir leyendo consejos como este y muchos más e interactuar en la mayor red social de moda y belleza que existe, ¡regístrate en Madaísh!

 

IMÁGENES

PRINCIPAL | SMARTPHONE | ESCLAVOS DE LA TECNOLOGÍA | MUJER LIBRE | USO CORRECTO DE LA TECNOLOGÍA