Prepyus

Journalist. Master in Corporate Communication. "One is not completely dressed unless one wears a smile". Redactora de contenidos en Madaísh.

Encaje dark

Existen tendencias y prendas que son muy difíciles de combinar y saberlas llevar. Una de ellas es el encaje. En este caso, el encaje dark. Este tejido, procedente del calado y los bolillos del siglo XVI, era trabajado a mano y, hasta que llegaran las máquinas trescientos años después, sólo era reservado para cuellos y puños. Históricamente, ha sido asociado a colas y velos de boda, así como a prendas más seductoras como las piezas del boudoir (estamos hablando del salto de cama o el negligé). Pero, como ya sabemos, en el mundo de la moda todo es posible y, lo que originariamente era destinado para un uso concreto, se revela y adopta nuevas utilidades. Así, el encaje dark salta de la intimidad a la esfera pública, de las noches más especiales a la rutina del día a día.

Tengo que reconocer que, hasta hace poco, no era una tendencia de moda que me fascinara especialmente. Me resultaba tremendamente difícil de combinar, nunca sabía en qué ocasiones podía lucirlo, o si debía maquillarme de tal o tal otra forma… En definitiva, temía caer en la vulgaridad. Pero después descubrí que su sutil encanto radicaba precisamente en el perfecto equilibrio entre la revelación y la ocultación del cuerpo y que, por eso mismo, podía mostrarme a la vez como una mujer elegante y seductora.

Lo primero que te tienes que preguntar es para qué ocasión quieres ponértelo y cuál es el fin que quieres conseguir. Y es que no es lo mismo llevarlo para un look de noche que para uno de día, o querer mostrarte como una mujer más dulce a una más sensual y fetichista. El encaje negro ha llegado pisando fuerte este invierno. No tenéis más que ver los escaparates de las tiendas. ¿Lo mejor? Sus combinaciones infinitas que dan pie a todo tipo de creatividad.

Así, podemos encontrarlo tanto en faldas, chaquetas, sudaderas, blusas de corte victoriano e incluso los famosos cropped top. Ideal tanto para outfits de día como de noche, puedes optar por ponértelo con unos jeans o una falda lápiz, en una versión TLB (total look black) o combinarlo con otros colores más arriesgados como la gama de los flúor.

En este post os propongo tres looks: uno más casual para el día a día, otro más romántico y femenino, y uno último en si versión más nocturna y sensual.

LOOK 1: CASUAL DE DÍA

Para este primer outfit he escogido a la blogger de moda Trendy Taste. ¿Quién decía que los vestidos negros de encaje eran sólo para la noche? Queda demostrado que no. Combínalo con una camisa de cuadros roja y unos botines negros y… ¡sal a pasear! Ideal para tomarte algo con unos amigos o incluso irte de shopping.

LOOK 2: ROMÁNTICO FEMENINO

En una versión mucho más lady y short, queda ideal con blusas de corte romántico en tonos pastel.

LOOK 3: NOCTURNAMENTE SEXY

Huye del clásico vestido negro de encaje y opta mejor por una camiseta lencera para conjuntar con pantalones negros, zapatos de tacón y una blazer blanca que le dé el toque chic y de color que necesita tu outfit.

 

Claves para saberlo llevar con elegancia: no lleves varias prendas de encaje a la vez, o quedará demasiado recargado. Si optas por un total look black, usa accesorios en plata u oro (como un reloj, una pulsera, un collar minimalista…). Deja los vestidos para el día (como Trendy Taste), ya que por la noche están demasiado vistos. Sé más original.

 

“Si una mujer no busca ‘lujo’, no recurre a la alta costura”, Elie Saab.

 

IMÁGENES

PRINCIPAL

FOTO 1 | ELSA PATAKY PARA WOMEN’S SECRET

FOTO 2 | ENCAJE & TRAINERS

FOTO 3 | LOOK CASUAL DÍA

FOTO 3 | LOOK ROMÁNTICO

FOTO 5 | LOOK NOCHE