Prepyus

Journalist. Master in Corporate Communication. "One is not completely dressed unless one wears a smile". Redactora de contenidos en Madaísh.

Daniel Wellington, la atemporalidad de un reloj

¿Es posible captar la esencia de un reloj y salvaguardarlo de las barreras del tiempo? ¿Es posible crear un reloj… atemporal? La historia del Daniel Wellington comienza a raíz de un viaje alrededor del mundo donde su fundador, Filip Tysander, se encontró un buen día con un misterioso individuo de aspecto eternamente impecable, procedente de las Islas Británicas, que portaba, precisamente, un reloj de correa NATO desgastada. ¿Su nombre? Ya lo sabéis.

 De este modo, Tysander fue conociendo poco a poco a Wellington y, sin apenas darse cuenta, se fue anidando en su interior la idea de diseñar un reloj sofisticado, imperecedero e innovador. Lo que pretendía era, en definitiva, que cuando la gente pensara en una de estas tres palabras, le viniera a la cabeza uno de sus relojes.

 Sin duda, desde entonces, Daniel Wellington se ha hecho un hueco importante en el mundo de la relojería… y también en Instagram. En mayo de 2015, su número de seguidores alcanzó la cifra en un millón, cifra que ya ha superado el millón y medio. Para celebrarlo, emprendieron la campaña “Month of a Million”, cuyo premio sería un viaje para dos personas nada más y nada menos que a Estocolmo (Suecia), justamente donde se encuentra la sede de la compañía. 

 Llama la atención las fotografías que cuelgan habitualmente en las redes sociales, recogiendo a la perfección su esencia de atemporalidad y sofisticación, los factores principales que dieron origen a la empresa. Sin duda, un reloj tanto para él como para ella, ideal tanto para llevar al trabajo, a diario e incluso de fiesta. ¿El complemento perfecto?

 Están disponibles en carcasa dorada, rosácea o plateada. Existen también dos modelos de correa intercambiable: una en clásica piel y la otra en diseño NATO en múltiples modelos, la cual tiene su origen en la marina británica, simulando las fuertes correas de nylon que usaban los buzos en sus trajes. El precio del reloj en mujer oscila entre los 99-179€; y en hombre, entre los 149-249€.

 Al ser un reloj de correa intercambiable, puedes acceder a comprarte únicamente la correa y elegir aquellas que van más con tu estilo personal, ya sea en piel italiana o las NATO, de reciente popularidad. Cambiarlas es muy fácil, no se tarda más que unos segundos. El precio de las correas sueltas va de los 19 a los 45€.