Pepa López

Responsable de Comunicación y RRPP en Madaísh. Adoro los aguacates, porque no soy un monstruo. (-Abuelo Drac, Hotel Transilvania).

Trucos de supervivencia elementales en Navidad

Con la Navidad llegan nuevas comidas, nuevos regalos y nuevos problemas o, más bien, problemillas. Surgen inconvenientes con los que es imposible contar, pero que pueden suponer un big deal. Luces fundidas en el árbol, falta de maña para envolver regalos o incluso una chimenea. ¡No entres en pánico! Todo se puede solucionar, incluso la falta de una chimenea. ¿Quieres que tus Navidades vayan sobre ruedas y no surja ningún problemilla de última hora? ¡No te pierdas este tutorial salvavidas para unas White, White Christmas!

El primer truco es el de encontrar la bombilla que falta en las luces del árbol. Cuando una bombilla se funde sigue conduciendo la electricidad, por lo que las que vienen detrás se encienden. Sin embargo, si una bombilla se cae corta la corriente a todas las que le siguen, quedándonos medio cable sin luces. ¡No queremos eso! Para evitarlo puedes poner otra bombilla, pero no es muy normal tener luces de Navidad de sobra. ¿Qué puedes hacer? Desenchufa el cable (IMPORTANTÍSIMO) y mete un trozo de papel de plata en el casquillo de la bombilla que falta. Vuelve a enchufar el cable y ¡tachán! Se hizo la luz (de Navidad).

El segundo truquillo para sobrevivir a la Navidad es el de envolver regalos. No todos sabemos escoger el papel y la forma de envolver adecuada a cada producto, ¡envolver es muy difícil! Para evitar tener que pedir perdón por el aspecto del envoltorio cada vez que regalas algo, sigue estas instrucciones: envuelve el regalo en papel de seda haciendo un gurruño. Envuelve eso en papel de plata dejando un rabillo en la parte superior. Incluye una nota felicitando la Navidad y listo, quedará original y algo dejado, pero todo el mundo pensará que está hecho aposta

Por último, ¿qué es una Navidad sin una chimenea? No todos podemos tenerla en casa, ¿o sí? Para hacer una chimenea handmade solo necesitas un montón de cajas, apilarlas y pegarlas con forma de chimenea. Haz los ladrillos con cartulina y pega un dibujo con un fuego, o hazlo con un proyector. ¡No se te ocurra poner velas de verdad! Ya tienes una chimenea portable que llevarte a todos lados. ¡Ahora ya estás preparada para una Navidad libre de complicaciones!