Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo

Pepa López

Responsable de Comunicación y RRPP en Madaísh. Adoro los aguacates, porque no soy un monstruo. (-Abuelo Drac, Hotel Transilvania).

Meditación paso a paso, ¡relájate!

Cuando estamos estresados solemos  salir por ahí con amigas o matarnos en el gimnasio para liberar el mal rollo. Sin embargo, esto solo consigue que pongamos nuestra mente en otra cosa y nos olvidemos de nosotras mismas. A veces está bien, otras no tanto. ¡Aprender a meditar y céntrate en ti misma!

La meditación no es un deporte ni te ayudará a perder peso, pero si liberará tu mente de muchísimo peso negativo, por lo que sus beneficios son tan geniales como los de correr una maratón. Aunque no consigas tonificar el culo, pondrás a tu cerebro en línea, concretamente, en sintonía con tu yo interior. ¡Es importantísimo! Una mente ordenada y una cabeza en paz aseguran un día a día mucho más feliz y saludable. ¡El gimnasio ya vendrá después! Dedicamos muchísimo tiempo a arreglarnos, hacer dietas, entrenamientos, maquillaje, pelo y ropa. Si, tu exterior está impoluto, ¿pero atiendes a tu interior? Los dos son igual de esenciales para un estilo de vida sano. 

Para meditar, lo fundamental es estar cómoda. Busca un sitio comfy donde sentarte, alejada de ruidos, interrupciones y distracciones. Ponte ropa cómoda y desmaquíllate, tienes que sentirte completamente libre. Ahora concéntrate en relajarte y no pienses en nada más ni dejes que tu cabeza vuele. Si esto te cuesta, un truco es centrarse en la respiración. Una vez estés completamente relajada, mantén el ritmo respiratorio y abre tu mente. No tienes que pensar en nada, sino dejar que las ideas lleguen a tu cabeza

De esta forma, mientras tú focalizar tu atención en la respiración, tus pensamientos y preocupaciones cruzarán tu mente y serás capaz de verlos desde un punto de vista objetivo, como si se trataran de ideas ajenas que solo ves de pasada. Cuando creas que todos han pasado, centrate en el silencio, tanto del entorno como de tu interior. ¿Vuelven a asaltarte algunas ideas sueltas? ¡Vuelve a tu respiración! Haz esto repetidas veces, hasta que te sientas vacía de preocupaciones y pensamientos nocivos. Poco a poco cogeras práctica y estas ideas vendrán con menos asiduidad. 

estilo de vida_meditacion relax relajación

Comentarios