Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo

Pepa López

Responsable de Comunicación y RRPP en Madaísh. Adoro los aguacates, porque no soy un monstruo. (-Abuelo Drac, Hotel Transilvania).

Madrugar sin dolor, ¡tú también puedes!

¿Quién no ha tenido un día en el que decides que vas a empezar a madrugar para aprovechar el tiempo? Sin embargo, cuando llega el momento de la verdad y suena el despertador la historia cambia. ¿Quieres convertirte en una superwoman que madruga y aguanta todo el día a tope? ¡Estos son los trucos!

Madrugar es una de las peores maldiciones que existen, da igual si te acostaste pronto y has dormido 8 horas, el sonido del despertador es la peor forma de empezar al día. ¡Terrible pero necesaria para no quedarnos durmiendo hasta las mil! Sin embargo, una vez pasado este terrible instante, madrugar no tiene porqué ser tan difícil. ¡Solo necesitas algunos ases en la manga! Sigue leyendo para encontrar los tuyos.

1. Horario de acostarse: si acostumbras a tu cuerpo a dormir siempre a la misma hora, él solo aceptará el ciclo de sueño establecido y, poco a poco, asumirá el madrugón. ¡Incluso terminarás despertándote a esa hora sin la alarma!

2. Comienza el día con algo molón: si te acuestas pensando en las ganas que tienes de hacer algo al día siguiente, te despertarás con tanta emoción como el día de Reyes. Ya sea un desayuno distinto, un planazo, algo de ejercicio, ¡lo que sea que te motive para salir de la cama!

3. No remolonees: el peor hábito para tu cuerpo es pulsar snooze y quedarse en la cama 10 minutos más. No te aporta más descanso, sino ansiedad de posponer lo inevitable. ¡No lo pienses, salta de la cama! De lo contrario te sentirás perezosa.  

4. Un espacio para el sueño: no pases el día tirada en la cama con el portátil, estudiante, trabajando o mirando Facebook. Reserva tu cama solo para dormir, respeta el espacio del sueño. De esa forma, tu mente creará una conexión entre ese lugar y la hora del sueño.

5. Disfruta del día: antes de dormir, piensa en lo que te espera al día siguiente, ya sea positivo o negativo. Si es positivo, disfrútalo y recíbelo con ganas. Si es negativo, hazlo con ganas de demostrarte a ti misma que puedes con ello. De esa forma, saltarás de la cama con ganas de comerte el mundo.

6. Beber un buen vaso de agua: hidrata el cuerpo y ayuda al organismo a despertar, comenzando a funcionar y a activarse. 

7. Pon la alarma lejos: si eres de las que cambia la hora del despertador 15 veces antes de despertarse, intenta colocarla lejos de ti. De esa forma, te obligarás a levantarte para apagarla y entonces... ¡ya habrás salido de la cama!

8. Hacer ejercicio: sacaba con la energía acumulada que no te deja dormirte pronto, intenta hacer ejercicio 3 horas antes de acostarte. De esa forma, cansarás a tu cuerpo y le prepararás para descansar. Si lo haces bien, tu propia mente te pedirá a gritos una cama. 

9. Adelanta tu alarma: si eres de las que necesita despertarse de forma gradual y es muy lenta por las mañanas, cambia la hora y pon el despertador 15 minutos antes de los que deberías levantarte. Así, te ahorrarás disgustos de ir deprisa y corriendo.

10. Ten un cuaderno al lado: evita darle vueltas a la cabeza y pensar en mil cosas cuando te vas a dormir. Simplemente escríbelas y te acordarás al día siguiente.

estilo de vida_madrugar trucos despertar

Si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh

 

Comentarios