Pepa López

Responsable de Comunicación y RRPP en Madaísh. Adoro los aguacates, porque no soy un monstruo. (-Abuelo Drac, Hotel Transilvania).

¡Celebra la Navidad con un maquillaje muy glitter!

Llega la Navidad y el total black se queda en casa. Es el momento de lucir lentejuelas, tonos metalizados, zapatos rojos y muchísimo terciopelo. ¿Qué pasa con el maquillaje? Olvídate del nude y del maquillaje efecto cara lavada, las fiestas están para vivir el exceso en sus máximas consecuencias. ¿Cuáles son esas? ¡El maquillaje más llamativo y original! ¿Te atreves con la purpurina? Espero que sí, porque aquí te traigo un vídeo tutorial para conseguir un eyeliner de purpurina perfecto. ¡El color lo eliges tú!

Para empezar es necesario utilizar una pre-base en la zona del párpado, que ayude a suavizar la piel del ojo y eliminar imperfecciones. A continuación aplica una base en polvo que fije todo el maquillaje y evite los brillos, ¡deja que el glitter sea lo único que brille esa noche! Marca bien las cejas con un delineador especial, ya sabes que una ceja bonita enmarca el ojo y lo agranda, creando un efecto muy bonito. A continuación, vamos con el eyeliner. Para comenzar, marca la línea de las pestañas con tinta negra y un pincel fino, desde el lagrimal hasta el extremo exterior del ojo. Una vez realizada esta raya, dibuja las wings del eyeliner tan largas como quieras, ¡recuerda que lo ideal es que estén en línea recta con el final de la ceja! Engorda la línea todo lo necesario, cuánto más exagerada y dramática mejor. Finalmente, utiliza la base en polvo y una brocha para eliminar las manchas que pueda haber dejado el producto. 

¡Ha llegado el momento de la purpurina! Busca en cualquier tienda de makeup un pegamento para pestañas, es importante que sea transparente y no negro. No temas, es muy fácil de eliminar, basta con utilizar agua y una toallita desmaquillante. Aplica el pegamento sobre la línea de eyeliner que te habías pintado, procurando que no se emborrone. A continuación, antes de que el pegamento se seque, utiliza un pincel y pon purpurina, ¡toda la que quieras! No te preocupes por los restos de glitter que queden en las pestañas o párpado. Échate rímel para maximizar el maquillaje y deja que se seque todo. Cuando lo haya hecho, ¡basta con pasar una brocha para eliminar las motas de purpurina sobrantes!