Patricia7691

Periodista y locutora. Redactora en Madaísh. “Mi dinero, donde pueda verlo: colgando en mi armario”. Labios rojos. Siempre.

Tutorial de limpieza facial profunda en casa con Isasaweis

La limpieza facial profunda es una rutina de belleza que las fashionistas incluyen en los cuidados de su piel. Unas más tarde, otras más temprano, pero todas finalmente acaban incluyendo esta práctica en su rutina. La frecuencia varía dependiendo del tipo de piel. Si el cutis es graso y en él hay gran cantidad de puntos negros, es recomendable hacerse una limpieza cada dos semanas hasta que el rostro consiga un equilibrio que permita ampliar la frecuencia entre limpieza y limpieza. Otras pieles por ejemplo, con una limpieza al mes es suficiente. Todo depende del tipo de piel que se tenga.

 En esta ocasión, cuando hablamos de limpieza hacemos referencia a las limpiezas faciales profundas como las que se realizan en los centros especializados para ello. En este tutorial, la fashion blogger Isabel Llano, del blog Isasaweis, nos explica cómo poder hacer una limpieza facial profunda en casa. En el vídeo, Isasaweis nos cuenta que ella este tipo de limpiezas se las realiza de dos a cuatro veces al año, pero no más.

El paso a paso comienza por tener la piel limpia, sin maquillaje ni crema. Luego, limpiar la piel con un gel limpiador, pastilla o leche limpiadora. El siguiente paso es coger una toalla pequeña, humedecerla e introducirla unos segundos en el microondas, luego, se coloca encima de la cara durante 5-10 minutos. Con los poros ya preparados, lo siguiente es la exfoliación. Después se puede aplicar una mascarilla purificante que retiraremos con agua tibia tirando a caliente.

En este momento comenzaría la limpieza en profundidad. Se llena una pequeña olla de agua y cuando ya esté hirviendo, nos ponemos una toalla por encima de la cabeza y la colocamos encima de la olla para que el vapor de directamente en la cara. Es difícil aguantar mucho tiempo seguido, por lo que se hace en pequeños períodos de pocos minutos cada uno. Al finalizar el baño de vapor, con los poros bien abiertos, se coge un pañuelo de papel y se va apretando con las yemas de los dedos para sacar la suciedad.

Una vez extraída toda la suciedad, se aplica el tónico. Después, el sérum y por último, la crema hidratante.

Si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh

Imagen principal | Instagram