Patricia7691

Periodista y locutora. Redactora en Madaísh. “Mi dinero, donde pueda verlo: colgando en mi armario”. Labios rojos. Siempre.

Gorros, sombreros y turbantes, tendencias de esta temporada

Esta temporada vuelven con fuerza los gorros, prenda que siempre ha estado en el armario de todos y más de los que vivimos en el norte. Pero cada vez se presenta con más fuerza como complemento, ya no sólo tenemos que cuidar nuestros zapatos o nuestro bolso a juego con ellos, sino que también hay que pararse a integrar en nuestros looks un gorro que nos abrigue pero que a la vez nos siente genial.

Al gorro le están saliendo fuertes rivales tales como el sombrero, que la temporada pasada ya se veían sombreros de todo tipo en las tiendas, pero además, también el turbante viene pisando fuerte. Vamos a ver cada uno por separado.

El gorro, si nos ceñimos a su definición es aquella prenda de vestir que cubre y abriga la cabeza, que tiene forma redonda y carece de ala o visera. Y de esta sencilla definición ha pasado a ser un must de nuestros estilismos. Quizá sea la prenda con más variedades, de un solo color, de muchos, de lana gorda, fina, con borla, sin ella. Hay infinitas posibilidades para los gorros, e incluso si los que nos ofrecen las marcas no nos gustan, podemos hacer el nuestro propio

¿Cómo combinarlo? Para empezar, si no te sientes cómoda con un gorro, comienza por llevarlo en colores neutros, de esta manera no será lo que llame la atención de tu look. Asimismo, evita los estampados llamativos y los grandes ornamentos. Alíate a los diseños sencillos.

Si por el contrario, te gusta cuanto más atrevido mejor, tienes gorros con orejas, pompones, con trenzas, en definitiva, darle a tu estilismo un aire original y distinto es muy sencillo.

El sombrero por su parte, es una prenda más encorsetada, se compone de una parte que cubre la cabeza, generalmente una copa, alrededor de la cual va un ala. Sus diseños son menos complicados y suelen ser de un único color, o mezclando un par de ellos o texturas como lana y polipiel. Alguno incluye adornos como plumas en la cinta que une ambas partes. Se trata de un accesorio menos variado en su diseño que no por ello significa que sea más difícil de combinar.

Podría decirse que es más “serio” pero nada que ver, puedes ponerte unos jeans, un abrigo negro, deportivas de las que tanto se llevan este año, y tu sombrero como estrella del look. Ya en función de éste, decides qué bolso de los miles de tu armario combina mejor.

El turbante, esa prenda propia de oriente, cada vez está más presente en occidente. Su versión en lana para el frío invierno que cada vez tiene más seguidoras. El origen lo tiene en una tira larga de tela que se enrolla a la cabeza, que puede tener diversas formas e ir combinado con plumas, joyas u otro tipo de adorno; es un tocado usado por hindúes y musulmanes. Pero las marcas han creado sus propios turbantes, y tenemos derivados sencillos para las menos atrevidas, y otros más arriesgados como los que hay en sedas metalizadas, con broches y/o con plumas.

Sobre cómo combinarlos, depende del resto de tu look, si llevas uno más sobrio, dale alegría a tu estilismo con un turbante llamativo, si es al revés, opta por uno más discreto. Pero siempre con lo que tú te sientas más cómoda

 ¿Cuál eliges tú?

 Imágenes | Oysho; Uterqüe; Vogue