Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo

Patricia7691

Periodista y locutora. Redactora en Madaísh. “Mi dinero, donde pueda verlo: colgando en mi armario”. Labios rojos. Siempre.

Champús sólidos: pastilla de jabón para tu pelo

Cuando pensamos en el producto de belleza estrella para nuestro pelo, nos vamos al champú, pero se nos vienen a la cabeza imágenes de botes grandes, pequeños, con grandes etiquetas donde aparece el nombre de la marca, o incluso el spot publicitario de televisión que nos convenció para comprarlo, con diferentes formas, pero siempre, siempre, líquidos. Este aspecto está cambiando hoy en día por la irrupción de los champús sólidos. Esta variedad tiene muchas ventajas que la mayoría desconoce.

Entre los principales pros se encuentran que se ahorran millones de toneladas de plástico, tu factura en este producto se reduce ya que ya que estas pastillas de jabón son más baratas que muchos champús líquidos, y la tercera, que much@s no se habrán dado cuenta, puedes viajar en avión con ella pese lo que pese, no tienes que ceñirte a los estrictos 100 ml.

Pero los champús sólidos no son una novedad del siglo XXI, sino que llevan entre nosotros más de medio siglo. “Surgieron de forma accidental mientras se experimentaba con una nueva base de jabón sólida en forma de fideos que generaba mucha más espuma que los jabones normales. Después se le añadieron aceites esenciales e ingredientes naturales, como frutas y plantas. Así nació el champú sólido, que luego se patentó como invención”, Gloria Pavía, directora de maketing de Lush.

El modo de usarla es muy sencillo, se puede frotar la pastilla directamente contra el pelo, o entre las manos y luego masajeamos la cabeza, como si nos hubiéramos echado champú líquido en ellas. Hay que tener en cuenta que es muy importante dejar secar la pastilla al aire para que no se deshaga con la humedad.

No tienen mucha popularidad entre los consumidores por una cuestión de cambio de mentalidad. Desde Herbal Bionature afirman que muchos champús convencionales incluyen sulfatos, parabenos o siliconas que consiguen buenos resultados a corto plazo, pero suelen dejar residuos que a largo plazo dan al pelo un aspecto sucio o graso. Cambiar a uno sin nada de eso implica un periodo de adaptación porque esos residuos tardan varios lavados en eliminarse del todo. Al principio puede notarse una sensación de aspereza, pero con el paso del tiempo la fibra capilar adquiere mayor soltura, suavidad y brillo natural.

Otras ventajas: ocupa menos, pesa menos y es más natural. ¿Por qué no pasarse al champú sólido?

Si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh

Imágenes | Lush; Instagram

Comentarios