monica soriano

Periodista, apasionada del mundo de la comunicación. Me encanta viajar y vivir cada experiencia como si fuera la primera vez.

Coge la maleta y ¡vámonos!

Se acerca la época estival, ya huele a vacaciones, mar, sol, risas, pero... ¿por qué esperar al verano para coger tu maleta y viajar? no lo pienses, siempre es el momento ideal para desconectar, llenar tus pulmones de aire, agarrar tu maleta y seguir haciendo kilómetros con ella ¡ahí afuera hay una infinidad de destinos y experiencias esperándote! Bien es cierto que hay épocas en el calendario más propicias que otras para viajar, bien por fechas fijas de puentes, festivos o bien por aprovechar el buen clima que presentan la primavera y el verano, pero no por ello nos tenemos que ceñir a lo establecido. También hay épocas, o más bien etapas o circunstancias de tu vida, que favorecen coger la maleta y llenarte de aire fresco. Una ruptura sentimental, la pérdida del trabajo, una situación familiar o simplemente porque sí, porque las ganas y el cuerpo te lo piden y hacen que pongas kilómetros de por medio y te abras a descubrir nuevas experiencias y conozcas a gente que tal vez, en tu día a día, ni tan siquiera te podrías imaginar el tratar con ellas. Los beneficios de viajar 1- Open mind: el viajar es una de las mayores fuentes de enriquecimiento cultural. Tradiciones desconocidas, nuevos idiomas, paisajes que se escapan a nuestra imaginación, otras culturas...todo suma y hace que abramos nuestra mente y nos convirtamos en personas más sociables y tolerantes. Ya lo dijo San Agustín: “El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página”. 2- Romper con la rutina: el día a día, el trabajo, la familia, los atascos, las prisas por llegar a todo, hacen que al terminar la jornada estemos cansados tanto física como mentalmente. El viajar rompe con esa rutina diaria y nos sumerge en un abanico de nuevas posibilidades en el que el tiempo es relativo y la principal preocupación es disfrutar. 3- ¡Activa ese cuerpo!: salir de viaje supone poner tu cuerpo en modo on y dejar la pereza y el sedentarismo a un lado. Mientras hacemos turismo nuestro cuerpo y mente están en constante movimiento, trabajamos sin ser conscientes un gran número de músculos y obtenemos numerosos beneficios para nuestra salud. 4- Desarrollo personal:  cuando viajas, sobre todo fuera de tu país, te das cuenta de las creencias establecidas que uno tiene, lo que te hace pensar, reflexionar, entender y comparar, logrando así un crecimiento personal. 5- Be positive: cuando vuelvas de tu fabuloso viaje, te encontrarás con las pilas recargadas y te ayudará a afrontar mejor las circunstancias que te vayan viniendo. Los recuerdos, las imágenes grabadas en tu memoria, olores, risas, texturas o simplemente, el ver las fotos del viaje, te llenarán de positividad y te dibujarán una bonita sonrisa. Lonely girl with suitcase at country road dreaming about travel.   Así que no lo pienses más, coge un mapa, señala con el dedo y pon rumbo a la libertad. Las cristalinas aguas de las playas de Fuerteventura, la luz de Santorini, la alegría de las gentes del Sur, los paisajes verdes de Asturias...¡Tú decides! ¡Bon voyage!