Cuerdas demandadas

La realidad del músico de a pie de este país es la misma desde antes incluso de la crisis: andar por ahí en bancarrota con los bolsillos por fuera del pantalón. Pero he aquí que los guitarristas y bajistas españoles han redescubierto uno de los secretos peor guardados de los últimos 40 años y que ha resultado balsámico a la hora de encontrar una herramienta de trabajo u ocio digna por un precio contenido: las guitarras "lawsuit".

Por resumir, se conoce como guitarras "lawsuit" las réplicas fabricadas en Japón entre finales de los años 70 y muy entrados los 80 de los míticos modelos originarios de Estados Unidos. Aclararemos que "lawsuit" es como se dice "demanda" o "pleito" en inglés aunque, llevando la contraria a la creencia popular, los fabricantes americanos no se embarcaron en una guerra judicial contra sus competidores nipones.La famosa demanda fue una escaramuza promovida en 1977 por Norlin (matriz de Gibson entonces) contra Elger/Hoshino (división americana de Ibanez) por plagiar el diseño de la pala de sus legendarias Les Paul. El asunto se arregló con un acuerdo sin ni siquiera llegar al juicio y hasta ahí llegó la discordia. Pero la historia del "lawsuit" perduró y bautizó extraoficialmente la leyenda para los restos.

Con el tiempo, las guitarras etiquetadas con el Made in Japan durante el periodo dorado de estos fabricantes han acumulado una excelente reputación. En un mundillo guitarrístico siempre fascinado por el vintage han sido presencia habitual en medios especializados, en foros de de aficionados y en transacciones online entre particulares de una punta a otra del mundo. Busca Tokai, Greco, Fernandes, Burny, Aria, Edwards, Navigator... (la lista es interminable) en eBay y verás de qué te hablo. Y algo estará pasando en un país como el nuestro, muy por detrás de los anglosajones en lo que al gusto por el mercado de segunda mano se refiere, cuando ahora en Madrid capital han aparecido en los últimos tiempos nada menos que dos tiendas dos dedicadas entre otras cosas a la compraventa de guitarras "lawsuit". Y yo, que me derrito por tales reclamos, no puedo pasar sin visitarlas.

Logo Guitar-Hiro Guitar-Hiro es el negocio de Fred Herreros, un tipo amable y apasionado de las guitarras, algo que se nota en cuanto cruzas la puerta de su establecimiento del número 8 de la calle Marcenado. Apreciado y reconocido el foros como mylespaul.com y activo en la compraventa particular con gran reputación desde hace tiempo, Fred decidió liarse la manta en la cabeza y hacer de una afición una forma de vida con su tienda. Conserva la humildad y la motivación que mantiene desde que despuntó en este mercado de segunda mano: "Reinventarse y dejar que te guíe tu pasión. Hay mucha gente en Japón que vende guitarras en eBay, pero se venden sin limpiar, con cuerdas viejas, totalmente desajustadas. Una cosa es respetar lo antiguo y otra las cuerdas oxidadas."

Fred siempre está dispuesto a charlar sobre guitarras cuando llega algún cliente menos versado en la materia, explicar la historia de su material y alimentar el GAS (Guitar Acquisition Syndrome) de los hambrientos de las seis cuerdas. Y creedme que es un tema que domina y que le ha dado una visión muy sólida sobre el porqué del éxito de estas guitarras antes y ahora. "Viendo la evolución de precios de las Gibson y Fender antiguas, los compradores piensan en inversión a la hora de comprarse su nueva guitarra." señala. "Y se entiende la verdad. Ahora mismo quien se quiera gastar unos 7000-8000 euros en una Custom Shop, se plantea buscarse una guitarra antigua con historia."

Pero no todo es una cuestión de parné, ya que a fin de cuentas el éxito de estos fabricantes del lejano oriente no solo era (es) una cuestión de ahorrarse unos billetes. La calidad del producto es innegable y Fred nos explica por qué en un momento dado los copistas pudieron adelantar a los originales: "Lo bueno que tienen es que no hay Gibson de 1978 con cuerpo de caoba de honduras de una pieza como las Tokai LS-80. Las Gibson originales de esta época tenían maderas de peor calidad. Las Tokai Reborn por ejemplo, las Les Pauls más antiguas de mejores prestaciones, son las Les Pauls japonesas que siempre dejan alucinando". Y concluye decisivamente: "Son míticas cuando las coges y las tocas".

Si antes de pasarte por la tienda quieres investigar un poco por tu cuenta porque tienes ganas de comprarte una, Fred nos deja con una recomendación rápida sobre por dónde empezar a buscar: "Para las 'lawsuits' hay que buscar unas cuantas marcas conocidas: Tokai, Greco, Orville y Burny. Y siempre a partir de 1980 para Greco, para las demás no hay fechas malas. Hay alguna marca más oscura como las Fresher, Heerby, Mseeker que vale la pena en alguos modelos de gama alta".

  "Lawsuits" en Guitar-Hiro

Por descontado que lo mejor es siempre poder acudir a una tienda en la que tengan variedad y sepan indicarte qué es lo que estás buscando, ese sonido que tienes en tu cabeza pero que no consigues explicar. Quizás con una "lawsuit" en las manos veas la luz y lo encuentres. Pero yo soy uno de esos aficionados al rasgueo que van por la vida sin un duro y no siempre que acudo a Guitar-Hiro puedo darme un capricho. Con pena tengo que dejarlo para otro día. Pero el gusanillo ya está incordiando y no puedo evitar irme a buscar la música a otra parte antes de dar el día por acabado. Decidido a seguir poniéndome los dientes largos con guitarras Made in Japan, busco la siguiente tienda de referencia.

Headbanger Rare Guitars es un espacio amplio, luminoso y acogedor integrado en pleno Malasaña, en la Calle La Palma 73 para más señas. Su fundador Israel Domínguez es otro de esos personajes inquietos que en plena crisis ha apostado por aparcar su carrera audiovisual para abrir el negocio que le hace vibrar. Vinculado a la música desde los 14 años es el cantante del grupo de Hardcore madrileño Coilbox, proyecto que compagina con otro más personal llamado Detroit y por supuesto Headbanger Rare Guitars codo con codo con la co-propietaria y periodista Lidia Martín. Israel sabe que el mercado de guitarras vintage lleva años muy activo en otros países pero que solo recientemente ha despuntado en España. Él tiene claros los motivos: "La gran mayoría de las guitarras que suenan bien son antiguas" explica. "Uno de los factores más importantes en el sonido es la madera, y con el paso de los años la madera está más seca, más asentada y eso en el sonido se nota".

Es por eso que en Headbanger Rare Guitars se pueden ver auténticas piezas de coleccionista, Fenders y Gibsons originales con muchas décadas de historia encima pero también hachas de nombres míticos como Eko, Egmond, Höfner; Harmony, Silvertone, Dan Electro, Gretsch, Rickenbacker, Guild o Kay y la marca alemana Duesenberg Guitars, de la que son centro distribuidor oficial y exclusivo en Madrid. Amén de otros productos vintage y boutique del universo guitarrístico: los amplificadores españoles Muddy Amp o los americanos Morgan, pedales internacionales de efectos Foxrox, Big John, Caroline Guitar and Co., Diamond, Walrus Audio...

Espacio HeadbangerEspacio Headbanger acústico Por supuesto que el surtido de "lawsuits" es amplio. Guitarras Tokai, Greco, Burny, o Ibanez forman en igualdad de condiciones en el ordenado batallón de guitarras que abarrotan la tienda y que cada vez son más demandadas y no por casualidad. "Mi experiencia con las 'lawsuit' siempre ha sido positiva, desde la primera Greco que cayó en mis manos" relata Israel. "He de decir que son impresionantes. Recordemos que son copias casi exactas a las originales de grandes marcas, y en muchos casos superaron la calidad de éstas y además a un precio sin competencia. ¿Qué más se puede pedir?".

Cada vez más clientes concuerdan con esta opinión y ya no son solo los que sabían de su existencia los que se llevan una bajo el brazo cuando las prueban. "Con estas guitarras hay dos tipos de clientes" aclara Israel. "El que conoce toda la historia Made in Japan de los 70 y tiene claro lo que busca. Y el que desconoce totalmente su existencia, que son la mayoría, que escuchan lo que les contamos, van conociendo más historias de guitarras y sobre todo más opciones de sonido y acaban sorprendidos, siempre para bien".

La ubicación de este espacio no es casual y Malasaña como hervidero cultural madrileño por excelencia convierte a Headbanger Rare Guitars en un punto de encuentro para una experiencia musical completa. Israel comenta la extensa actividad que desarrollan ya que, además de la oportunidad de probar in situ instrumentos que antes solo estaban disponibles online, también ofrece servicio de luthier, accesorios, clases de guitarra y bajo grupales y particulares, talleres y monográficos, exposiciones, clinics, conciertos, presentaciones... "Cualquier excusa para hacer sonar buena música y provocar movimiento, que por algo nos llamamos Headbanger" puntualiza en su inicio la web del establecimiento.

No es de extrañar entonces que con solo un año y medio de vida ya sea normal pasarse por Headbanger Rare Guitars y encontrarse probando guitarras en un sillón, impartiendo un clinic o dando un concierto a habituales del local como Quique González, Josele Santiago, Xoel López, Ariel Rot, el Twanguero, Leiva, Los Coronas, Depedro o Juan Aguirre. Como vemos, la música y sus aledaños pasan como siempre por su eterna crisis pero ahí siguen, haciendo ruido.

Guitar-Hiro y Headbanger Rare Guitars son la prueba de que aún cuando vienen mal dadas siempre va a haber kamikazes que se van a echar al monte para darles a otros las armas con las que lanzarse a la carretera y a las tablas. O como resume Israel con más filosofía "Si hay que morir, que sea con las botas puestas o mejor aún, rodeado de guitarras".