MarinaHernándezPietrangeli

Lic. en Comunicación Social. Mención: Artes Audiovisuales.

¿Qué es la ictioterapia?

La ictioterapia llegó a Japón en el año 2007 y es una nueva manera de hacerte la pedicura pero esta vez con peces. Es un tratamiento de belleza de origen asiático en donde se utilizan pequeños peces, específicamente los Garra Rufa, para limpiar las células muertas de la piel. Actúan como exfoliante ya que succionan la parte externa de los pies. Se produce una sensación de cosquilleo pero no debes preocuparte por los peces ya que no tienen dientes, son de agua dulce y habitan en las cuencas de los ríos.
Una de las ventajas que tiene este tratamiento es que, además de ser indoloro, te relaja y por lo tanto ya no tendrás estrés acumulado.
Las sesiones duran alrededor de 30 minutos y se recomienda realizarlas al menos una vez por semana. Si no tienes la oportunidad de ir al spa tan seguido, los expertos sugieren que vayas una o dos veces al mes. Los precios varían dependiendo del centro al que acudas y al tratamiento que te realices. Ya que muchas personas solo se hacen la pedicura con los peces y otras prefieren terminar con esmalte para uñas y algo más completo.
La ictioterapia también funciona para personas que tienen psoriasis y eczemas, ya que los peces hacen que se genere en tu piel un efecto regenerativo. También ayuda a mejorar la circulación sanguínea.
En algunos centros también utilizan este tratamiento en las manos. Aunque durante los tres últimos años se ha estado estudiando para aplicar la ictioterapia en todo el cuerpo ya que los beneficios tanto estéticos como medicinales son positivos.
Es importante que si quieres realizarte este tratamiento, acudas a un centro especializado. Además, antes de ir al spa debes quitarte el esmalte de uñas, luego un especialista examinará tus pies para verificar que no tengas hongos y por último debes introducir los pies en la pecera especial.
Si vives en Madrid, te puedes hacer este tratamiento en: Mi Calle de Nueva York, Handmade Beauty bu Diana Burillo, Las Termas de Ruham y Kiss your feet.
Fotos cortesía:

Bienestar 180