maite nicuesa guelbenzu

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching.

Diez consejos para pasar página después de un mal día

No todos los días tienen el mismo color. Algunos días parece que se nos atragantan ante un suceso inesperado. Lo bueno de un mal día es que el siguiente suele ser mejor. En este artículo, te doy las claves para pasar página: ¿Si lo hacemos con un libro, por qué no hacerlo con la vida?

1. No te quedes en casa toda la tarde dando vueltas a cómo te sientes. Sal a dar un paseo, visita una exposición, ve al cine para ver una peli, compra entradas para un espectáculo teatral para el próximo fin de semana... Haz algo que te guste.

2. El mayor sufrimiento no procede tanto de aquello que ha ocurrido como de la interpretación que haces. Intenta encontrar una interpretación amable de la realidad. Evita las conclusiones absolutas del tipo "siempre me sale todo mal".

3. Si tenías recados pendientes para esa jornada, intenta dejar algunos de esos asuntos para otro momento. Acepta que tu ritmo cuando te sientes desanimada no es el mismo y necesitas tomarte el día con más calma.

4. Pequeños detalles pueden marcar la diferencia entre un mal día y una jornada bonita. Puedes elegir un ramo de flores artificial para decorar tu casa. Es cierto que las flores naturales huelen mejor, pero las artificiales duran más tiempo.

5. Túmbate un rato en la cama, tapada con una manta y descansa. Puedes echarte una siesta o, simplemente, descansar e intentar dejar la mente en blanco.

6. Puedes leer libros de autoayuda. Te sugiero este: "El arte de ser y estar", escrito por Félix Torán.

7. Escucha a los demás y atiende también a la realidad (observación). Sin embargo, no pierdas tu propio criterio, tu propia voz interior.

8. Forma en tu vida un círculo de positividad en el que refugiarte. Por ejemplo, puedes escaparte a dar un paseo hasta ese rincón de tu ciudad que te inspira paz y tranquilidad. El deporte también es un buen medio para reducir el agotamiento psicológico.

9. Si te gustaría hablar con un amigo que vive lejos puedes chatear gratis porque las nuevas tecnologías reducen la distancia.

10. Un baño relajante y el placer de ponerte las zapatillas de estar en casa son algunas de las sensaciones agradables que se valoran todavía más en un mal día.