maite nicuesa guelbenzu

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching.

Crea tu joyero de recuerdos felices

Existe un ejercicio de inteligencia emocional que es sencillo, práctico y que a lo mejor, te apetece experimentar a lo largo de este 2016. Así como coleccionas prendas que te gustan en tu armario, también puedes (y debes) coleccionar instantes felices, recrearte en la belleza de tu propia vida desde la gratitud.

La vida avanza tan rápido que, a veces, somos conscientes de lo bien que nos hemos sentido en un momento determinado una vez que ese instante ya ha pasado. A lo largo de un año vamos a vivir momentos de todo tipo: instantes de alegría, sorpresas inesperadas, momentos únicos pero también, decepciones. No se trata de pesimismo sino de realismo.

Te propongo crear tu joyero de recuerdos felices. El proceso es muy sencillo. Elige un tarro de cristal, un cofre o una caja (a poder ser, elige un diseño que te guste estéticamente).
Y adopta la rutina de ir guardando en el interior, notas en las que apuntes qué ha sido eso que te ha hecho sentir feliz.

Puedes marcarte el objetivo realista y alcanzable de añadir cada semana dos nuevos mensajes. La felicidad no solo puede brotar por el plan que has realizado sino por la persona que te ha acompañado, frases sabias de amor, instantes de lectura, éxitos profesionales, instantes inesperados, abrazos infinitos o incluso, esa agradable sensación de soledad que te ha permitido conecerte mejor a ti misma, espacios de felicidad en pareja y risas compartidas. 

Este joyero de momentos felices puede ser tu talismán ya que podrás releer tantas veces como quieras, tus mensajes escritos. Como si se tratara de un mensaje en una botella que mantiene intacto un instante de tu vida a través de la magia del lápiz y papel.

Cuando estamos pasando un mal día o un momento de bajón, cambiamos nuestra perspectiva de la realidad. Sin embargo, poder leer estos mensajes te ayudará a sentirte mejor puesto que cada palabra conecta con un momento que has protagonizado en el pasado.

Ojalá que a lo largo de este 2016 puedas sumar, al menosm 365 nuevas razones de ilusión a este baúl de tus recuerdos que contiene tus mejores joyas.