maite nicuesa guelbenzu

Licenciada y Doctora en Filosofía. Experta en Coaching.

Consejos para practicar la humildad en la amistad

La humildad es una de las virtudes de felicidad más importantes, especialmente, en la amistad. Ya que esta virtud fortalece el vínculo afectivo y aporta confianza en la consolidación de una relación personal. La humildad es contraria al orgullo, la soberbia y la vanidad, que en ciertas ocasiones, nos pueden jugar una mala pasada en nuestro carácter. ¿Cómo potenciar la humildad en tu vida?

1. Las personas egocéntricas disfrutan mucho hablando de sí mismas pero no les gusta escuchar del mismo modo a los demás. Por tanto, un gesto de humildad es dedicar atención a los amigos, practicar la escucha  activa. Cuando quedes con tus amigas para tomar un café, muestra interés por sus novedades, alégrate por sus ilusiones, deséales lo mejor. Cuando escuchas a los demás, te enriqueces con nuevas historias y emociones. Por el contrario, cuando una persona solo habla de sí misma, está demasiado llena de un yo infinito. Sé flexible para improvisar planes con los amigos, valorando en esos planes una oportunidad para compartir pedacitos de vida. La felicidad se compone  de momentos.

2. Tus necesidades y deseos son importantes. Sin embargo, un signo de humildad en la amistad es buscar el bien común. Es decir, intentar llegar a acuerdos que sigan el esquema gano-ganas. Puntos de encuentro y pactos que potencian el desarrollo personal de ambos. Aprender a ceder es un signo de sabiduría en las relaciones personales.

3. Quien busca un amigo perfecto, siempre se encuentra con gente que no está a la altura de sus expectativas. Las personas soberbias sienten con frecuencia que es una pérdida de tiempo quedar con gente que no le aporta nada. La humildad, por el contrario, aporta una nueva mirada a la amistad. Nos permite aprender de los demás. 

4. La humildad es clave para aprender a pedir perdón. Una de las razones por las que muchos amigos se distancian después de un conflicto es porque cada uno espera que sea el otro quien dé el primer paso de la reconciliación. Y por esta actitud, en muchos casos, no llega este encuentro o se produce demasiado tarde.

5. Mientras que la soberbia puede conducir a una persona a un concepto de autosuficiencia mal entendido, por el contrario, la humildad nos recuerda que la vida es mejor cuando la compartimos con amigos. La humildad es una virtud positiva para conocer gente pero todavía es más vital para consolidar la amistad.

Si piensas en el ejemplo de las personas humildes que has conocido en tu vida, seguro que has observado en ellas una luz especial. Es la luz que surge de la naturalidad y la autenticidad.