Cómo hacer fotografía artística de desnudo

Alguna vez, es posible anhelando la primavera te has cuestionado fotografiarte enseñando piel, ¿eres atrevida o natural en las sesiones fotográficas?

Una de las primeras claves para empezar con buen pie es crear un buen ambiente de trabajo para sentirse en sintonía con la persona que te va a fotografiar, trabajando en equipo se llega mejor al objetivo. Es muy importante sentirse tranquila y enseñar lo que se quiera enseñar en cada foto sin forzar posiciones incómodas. Déjate guiar por el fotógrafo pero que tu voz sea tu principal aliada. Es más fácil si antes de la sesión traemos una idea para desarrollarla durante las tiradas, aunque luego inevitablemente nos desviemos de la temática, esto suele ocurrir con frecuencia.

Deja la vergüenza fuera, ella no es bienvenida a las sesiones y sólo podría entorpecer el camino de la consecución de objetivo final, que es el de pasar un buen rato y si es posible conseguir alguna buena foto que inmortalice el momento.

El frío puede ser un inconveniente en estas sesiones, mentalízate, ensaya tus poses en casa y verás cómo facilita bastante el trabajo en las sesiones, (también puedes venir preparada con una manta si ves que el tiempo te supone un gran problema) ¡Sé valiente, merece la pena!

Es aconsejable o preferible en el resultado final, que la fotografía quede censurada tras su edición, pudiendo conservar los brutos si la situación lo requiere. Y lo más importante de todo, no es imprescindible publicar el material conseguido en las sesiones, este tema puede ser delicado, las redes sociales e internet depara muchas sorpresas, por lo que hay que estar muy atentas y cuidar nuestra imagen siempre. Nunca lo olvidéis.