Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo

Un body para mi body

Desde que el camisón salió a la calle, el body entró en nuestra cama. El vestido lencero lleva ya alguna que otra temporada en nuestros armarios. Ha establecido una fuerte relación con el abrigo de piel, y parece que lo suyo va para largo. No, los visionarios de esta vestimenta no pertenecen a nuestra generación, sino a la de cien años atrás. Las mujeres de los años veinte fueron las primeras responsables en introducirlos en sus estilismos y de que esta tendencia se asentara en las calles. Los encajes y la seda volvieron a nuestro vestidor con los diseños de YSL, y tras más de veinte años de descanso lograron cautivar a Lady Di y Kate Moss, entre otras fashionistas. Hoy, somos nosotras sus fieles seguidoras.

Y mientras el camisón, finge ser vestido a la plena luz del día, el body nos cautiva por la noche en la intimidad de nuestros dormitorios. Aunque éste también ha hecho sus pinitos con diseños más discretos para cara al público, es en privado donde predomina como la prenda fetiche más sexy que hay que tener. Es la seducción hecha prenda, pues en comparación con el camisón, marca la figura a todo detalle.

El triunfo de esta tendencia ha permitido que sea asequible para todos los bolsillos, pues ya lo podemos adquirir en tiendas como Oysho o Intimissimi, sin la necesidad de gastar en las boutiques de La Perla, por ejemplo. Gracias a este  “boom del body” la variedad de diseños es más que amplia, desde el rojo pasión a colores pastel, pasando por el cuello tipo halter o las mangas largas. Y es que todo es válido para destacar la belleza del cuerpo femenino.

Fuentes de imágenes: laperla.com vogue.es telegraph.co.uk

 

Si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh!

 

Comentarios