Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo

Seguimos con la vida sana: nutrición

 

Quiero seguir con la línea de uno de mis artículos anteriores: “Mentalización para empezar a querer el ejercicio”, pero esta vez me centraré en la alimentación. Una vez asimilada la importancia de practicar ejercicio equilibrado, te quiero dar un par de pautas para empezar a comer bien, tener el cuerpo de tus sueños y lucir tus estilismos, pero sobre todo para cuidar tu salud.

 

1. Asimila que es una nueva forma de vida, no una dieta. Todo es cuestión de costumbre. Prueba nuevos productos y olvídate de otros que no son beneficiosos para ti. Se dice que son necesarios 21 días para crear un hábito, y los alimenticios son mucho más fáciles de cambiar que otros, como por ejemplo dejar de fumar. Todo está en tu cabeza, piensa que no es ningún reto para una chica tan fuerte como tú.

2. Una de las peores adicciones hoy en día es el azúcar. La droga legal, pues hasta los productos supuestamente salados como algunos embutidos la llevan. Si no te gusta el dulce será mucho menos complicado seguir una alimentación adecuada. De lo contrario, tendrás que desintoxicarte. Tan solo unos cuantos días van a ser suficientes para olvidar esos bollos y el chocolate. Intenta pasar una semana sin tomar nada de bollería, galletas, cereales industriales; tampoco consumas productos excesivamente edulcorados y reduce el consumo de leche. No te preocupes si los primeros días te duele un poco la cabeza, tu cuerpo está reaccionando por esa falta de glucosa. 

3. Una dieta equilibrada consiste en 3 comidas y dos picoteos. Procura comer siempre a las mismas horas, pero si no tienes hambre no te fuerces, ni te condiciones por el horario; tómate una infusión o una fruta para cumplir el ritual y para que que luego no te entre un atracón.

4. Fíjate en la composición de lo comes. Apuesta por la calidad, frente a la cantidad. Cuantos menos componentes y aditivos tengan los alimentos, mejor. Compra comida de verdad, a pesar de que sea algo más cara. Como ya lo dije, tu cuerpo es un coche para toda la vida, que no tiene precio, cuidado y échale un buen combustible.

5. Deja de contar las calorías y combina bien la comida. La mejor forma para acelerar tu metabolismo es separando los carbohidratos simples de las proteínas. Si mezclas un filete con arroz, los hidratos ayudarán asimilar las grasas de las proteinas. Por ejemplo: cómete un pavo con verduras, y no pasta con queso. 

 

Procura que tú dieta se distribuya de la siguiente manera

> Desayuno: hidratos complejos (avena) + café/té

> Almuerzo: una fruta (la fruta es una comida, no un postre)

> Comida: Carne + verdura + una infusión

> Merienda: un yogur natural

> Cena: pescado + verdura

Y consume la cantidad de agua adecuada según tu peso y ritmo de vida.

 

Fotos: tumblr.com

Si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh!

 

 

Comentarios