Mentalización para empezar a querer el ejercicio

En este post me quiero centrar en la importancia del ejercicio moderado, y darte unas buenas razones para que éste pase a formar parte de tu rutina diaria. Tu cuerpo es como una máquina, como un coche, al que si no cuidas bien, te pasará factura. No es una factura de la ITV, ni del taller, es la factura que te tocara sufrir para toda la vida, invirtiendo mucho más en él, sin la certeza de que volverá a estar en su perfecto estado. Tampoco podrás cambiarlo cuando éste ya no funcione como tu quieres, estará contigo para toda la vida. Por eso, hay que tratarlo bien, para que te dure en el mejor estado posible, el máximo tiempo viable.

A parte de la buena alimentación, el ejercicio es una clave para mantener tu cuerpo sano y en forma; te ayuda a que no se “oxide”,  al igual que un vehículo cuando deja de ser usado por un largo tiempo. No todos nacemos amantes del deporte, y yo me incluyo en ese grupo. Pero al igual que todo, es una cuestión del hábito. Quizás no te entusiasman los juegos en equipo, y la puntería no es lo tuyo, pero hoy en día existen decenas de alternativas. No te propongo que a estas alturas seas una profesional del deporte, aunque por supuesto puedes serlo (nunca es tarde para empezar algo que te entusiasma), sino que elijas uno que te guste realmente.

Primero que todo, piensa en lo que te gusta, en cómo eres. Nadie te conoce tan bien como tú misma. Si eres una persona tranquila y relajada, prueba con yoga, pilates, body balance; si te consideras muy activa intenta con diferentes bailes o con aeróbic; o si lo que buscas es desahogarte te recomiendo air boxing o spinning, un clásico. Añade música enérgica y ponte los cascos, si te gusta ir más a tu ritmo, parece mentira pero la música es muy estimulante. Aunque los ejercicios no te salgan al principio, no te rindas, nadie ha venido a sus primeras clases sabiéndolo todo. A parte de ello, introduce otros buenos hábitos para tu cuerpo como un paseo diario. No cojas el coche para todo y baja una parada antes cuando estés yendo a tu casa; usa las escaleras y olvídate del ascensor. Cómo una motivación extra, visualiza en tu mente los cambios físicos que experimentarás, lo bien que te sentarán esos nuevos estilismos y el orgullo con el que vas a lucir el bikini este verano. Pero sobre todo hazlo por tu bien, hazlo por tu salud. 

 Imágenes tumblr.com pinterest.com

 

Si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh!