Carta de despedida al pantalón pitillo

 

 "Son tantos años juntos… Al principio me costó aceptar que quería tenerte, que formaras parte de mi vida. Recuerdo como empezó todo. Veía lo felices que estaban algunas contigo, cada vez presumían más por tenerte. La verdad es que en aquel entonces no me gustabas, me parecías raro, no hacíamos buena pareja; me costaba decirle adiós al “otro”, que había formado parte de mi vida tantos años. 

Y entonces vi algo en ti. La sociedad todavía no te aceptaba del todo, pero yo sabía que ibas a triunfar, que todos querrían tenerte y no me faltó razón.

En un par de meses nos volvimos inseparables, te llevaba a todas partes, y los meses se convirtieron en años; pasamos fiestas locas e inolvidables (de las cuales casi no me acuerdo de nada), fuimos juntos al colegio, y luego a la universidad… La verdad es que me imaginaba mi vida laboral contigo. Pero ahora sé que esto no era para siempre. Aunque en el fondo ya lo sabía, sabía que ese día iba a llegar; pero me había acostumbrado demasiado a ti. Y ahora me toca decirte adiós. No tiene que ser un adiós rotundo, podremos salir juntos de vez en cuando, pero tienes que entender que ¡hay tantos otros en el mercado que quiero probar! Es más, no te quiero engañar, ya he probado algunos y los quiero tener. Sí, te tengo cariño, pero te has quedado obsoleto y soy muy joven. 

Aún así te prometo que no te olvidaré, cuando mire nuestras fotos me acordaré de ti y sabré que un día volveremos a estar juntos, mi querido pantalón pitillo."