Isabel Navarro Ibáñez

Periodista, estilista y enamorada del sur. Me inspiran la luz del sol y el sonido del mar.

Exfoliante casero y natural para una piel radiante

Seguro que te ha pasado: utilizas tu hidratante habitual y, al poco tiempo, dejas de percibir sus efectos en tu piel. Ya no se ve tan brillante ni nutrida. ¿A qué se debe? Puede que no estés usando la crema más apropiada para ti o, sinceramente, que la piel no esté lo suficientemente limpia. Sabes que antes de aplicar cualquier producto, hay que dejar la piel libre de impurezas. De lo contrario, el resultado no será el mismo porque la crema (o el sérum o el tónico…) no penetrará bien. Y a veces tu jabón puede no ser suficiente. Necesitas exfoliarte. Pero, lo sabemos, los productos específicos para esto suelen tener precios elevados (ya sea por la marca o por los exclusivos ingredientes que se usan). Apunta este truco y volverás a ver cómo tu piel recupera su belleza.

Para hacerte tu propio exfoliante casero sólo necesitas: tres cucharadas de azúcar blanco, otras tres de aceite de oliva, media taza de agua y el zumo de medio limón. Seguro que tienes todos estos ingredientes por casa. El limón aclara las manchas que dejan el acné y los puntos negros. Además, es antibacteriano, por lo que limpia a la vez que contribuye a cerrar los poros y a disminuir la grasa del rostro. El azúcar, por su parte, es un exfoliante natural que elimina las pieles muertas y la suciedad. En cuanto al aceite, puedes utilizar el de oliva, que es muy hidratante, o el aceite esencial que prefieras.

Sólo tienes que diluir el zumo de limón en el agua y añadir el azúcar, removiendo bien para que se mezclen todos los ingredientes. Para terminar, añade poco a poco el aceite, mientras continúas removiendo. Y ya está listo tu exfoliante. Aplícalo sobre la piel del rostro completamente limpia con movimientos circulares y déjalo actuar durante diez minutos. Recuerda que es mejor evitar el contorno de los ojos ya que es una zona muy delicada. Finalmente, aclara con agua tibia. Tu piel ya está preparada para que extiendas tu hidratante, que ahora será mucho más efectiva. Es recomendable repetir la exfoliación una o dos veces a la semana, según las características de tu piel (si es más o menos grasa y sensible).

Si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh!

Imágenes | Vogue y Devuélvanme a Eva