Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo

Isabel Navarro Ibáñez

Periodista, estilista y enamorada del sur. Me inspiran la luz del sol y el sonido del mar.

Cómo combatir la celulitis (II)

Si llamamos a las cosas por su nombre y hablamos de la paniculotopía edematosa fibroesclerótica, probablemente muchas de nosotras (yo la primera) desconectemos o pongamos cara de no saber qué es eso. Pero lo sabemos, es algo que tenemos bastante cerca, ya que éste es el nombre científico de la celulitis, unos adipocitos inflados que suelen acumularse en nuestras caderas, muslos y glúteos. No hay que confundirla con la grasa localizada que, a veces, tiene aspecto de “piel de naranja”. La celulitis no va asociada a un peso alto. Es un problema que afecta a la gran mayoría de mujeres, independientemente de su talla, y que la naturaleza ha entendido como un mecanismo de supervivencia de cara a posibles hambrunas (gracias, evolución).

A pesar de su presencia casi imborrable, hay unas pautas que pueden seguirse para evitar su aparición o (en caso de que ya sea demasiado tarde) mejorar su aspecto:

- Dieta sana. Esto significa deshacerse en la medida de lo posible de la sal, el azúcar, el café y el alcohol, así como mantener un equilibrio en los nutrientes que se ingieren.

- Ejercicio físico. Llevar una vida sedentaria no beneficia en ningún aspecto de la vida y con la celulitis no iba a ser menos. En concreto disciplinas como la marcha atlética (y con pesas en los pies), el yoga o la natación son muy beneficiosas.

- Agua. La hidratación es muy importante, tanto por dentro (mantenla bebiendo al menos dos litros de agua al día) como por fuera.

- Posturas. Evita estar durante más de dos horas seguidas en la misma postura. Si tu trabajo te obliga a permanecer largo rato sentada (o de pie), cambia esa rutina durante unos minutos cada cierto tiempo. Y cuida siempre tu postura al caminar y al sentarte.

- Se desaconsejan: los anticonceptivos hormonales, los tacones altos, el estrés y la ropa demasiado ceñida. Del tabaco ni hablamos (ya sabemos que es malo para todo).

- Se recomiendan: algunos alimentos diuréticos como alcachofas, piña y espárragos; los que contienen mucha fibra, y los de alto contenido en vitamina C.

Así que ya sabes, si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh

Imágenes | Harper's Bazaar

Comentarios