Isabel Navarro Ibáñez

Periodista, estilista y enamorada del sur. Me inspiran la luz del sol y el sonido del mar.

Bodas de invierno, no aptas para personalidades frías

En un tiempo en que el uno de cada tres matrimonios acaba en divorcio, apostar por casarse es todo un reto y hay que pensar largo y tendido antes de tomar una decisión. Hay quien no ve diferencias entre formar un matrimonio o una pareja de hecho. Pero hay algunas y, principalmente, está la que aquí queremos destacar: la boda. La ceremonia (indistintamente de si es por lo civil o religiosa) comprende mucho más allá de firmar un contrato que te vincula amorosa y legalmente a tu pareja. Hay quien se lo toma como una excusa para dar una fiesta, pero para la mayoría también es la celebración del amor que sienten. Y esto lo convierte en el día más importante.

¿Y qué buscas en el día más importante? Originalidad. Más allá de destacar o llamar la atención, lo importante es hacerlo diferente, pero de una manera natural y sin dejar de ser tú misma. Para desmarcarte un poco de la temporada habitual de bodas (de primavera a verano), puedes abrazar la tendencia que está despegando últimamente: una boda de invierno. Si lo piensas, el frío tiene mucho romanticismo. Y te permite cargar tu gran evento de detalles llenos de belleza, como el de cambiar el velo por una capa blanca a lo Reina de las Nieves. Además, las invitadas podrán salir de los típicos estilismos primaverales que repiten religiosamente en cada boda. Seguro que la gente aplaudirá la innovación.

red social moda_boda invierno1

Otro plus de las bodas de invierno está en la gama de colores. Normalmente, en este tipo de celebraciones abundan los tonos pastel que suelen elegirse para flores y decoración: desde el malva y el rosa empolvado a todo tipo de blancos y beiges, combinados con plata o dorado. Pero el invierno y la necesidad de calidez añadida que acompaña a esta época del año, te invitan a buscar otros tonos para adornos y decoración, como el burdeos, el azul marino o el verde botella, que, añadidos en elementos clave como velas, darán un ligero toque de decadencia muy chic. También puedes jugar con piñas, frutos del bosque y plantas típicas de los momentos más fríos, como el pino, el acebo o las rosas de pitiminí.

red social moda_boda invierno

Si todo esto no te ha convencido, queda por añadir que las bodas fuera de la temporada oficial son hasta un 40% más económicas por la baja demanda. Y, por este motivo, también será mucho más fácil encontrar sitios para la celebración sin tener que preverlo con mucha antelación. ¡Todo son ventajas! Siempre y cuando no seáis muy frioleros, claro.

Imágenes| I take you y Junebug Weddings