Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo

¿Sabías que el perfume que usas puede revelar tu personalidad? Incluso una vez que lo usas, el delicioso aroma provoca sentimientos, recuerdos y emociones.

Pero ¿sabes como elegir la fragancia que va contigo? Habrás escuchado que la fragancia, aún siendo el mismo, varía dependiendo el PH de tu piel. ¡Totalmente cierto! Esto debido a diversos factores que determinan la acidés de tu PH; por ejemplo tu perfil genético, los hábitos alimenticios, la sudoración y hasta tu temperamento pueden llegar a alterar por completo el aroma. Es por eso que, en lo que otros puede oler bastante bien, no será de tu agrado al contacto con tu piel. Es por ello que al elegir un aroma debes tomarte tu tiempo, y si aún no sabes como identificar el aroma que te identifique, toma nota, pues te develaremos los tips para encontrar el perfume que va contigo.

Generalmente los aromas se clasifican en cuatro tipos:

Frescos: en esta tipología encontramos los aromas cítricos, los frutales, o de agua marina… Desprenden un olor que solemos definir como “limpio” y agradable. Son aquellos que dan un toque refrescante, enérgico.

Dulces: son los perfumes envolventes e hipnóticos, algunos dirían que “empalagosos”, que recuerdan a las golosinas o nubes de caramelo. Son fragancias con un toque mágico.

Secos: en esta clasificación encontramos las fragancias que huelen a incienso con notas amaderadas, como el cedro, que a veces se mezclan muy bien las especies dulces como la canela.

Florales: los perfumes que mezclan fragancias que recuerdan a la flores, como el jazmín, rosas, violetas, etc.

Por otro lado, es importante que tomes en cuenta lo siguiente a la hora de probar diversos aromas:

No lleves ningún perfume en tu piel, pues a la hora de probar las fragancias en ti, será menos fácil distinguir un aroma de otro.

• Nuestro olfato solo distingue de 3 a 6 aromas dependiendo de la similitud e intensidad de estos. En las perfumerías suelen tener granos de café para despejar el olfato, úsalos si sientes que ya no has podido diferenciar entre un aroma y otro; o bien, puedes volver otro día descartando si los aromas que ya probaste han sido o no de tu agrado.

• También procura no hacer ejercicio en exceso antes de ir a probar algún perfume, comer alimentos picantes, pesados o muy especiados.

• Ten presente que el aroma definitivo no será el que huelas al aplicarlo en tu piel. El perfume suele dividirse en tres etapas: notas de salida, notas del corazón, y notas de fondo. Las de salida, se pueden percibir desde los primeros quince minuto hasta dos horas después. Son el primer contacto con la fragancia, de primera, puedes decidir si el perfume podría ser de tu agrado o no al distinguir su aroma entre las cuatro clasificaciones anteriores. Las notas del corazón son las que identifican al perfume. Estas puedes percibirlas hasta seis horas después, y son las que crean una armonía entre las primeras notas y las últimas. Por último, las notas de fondo son quienes determinan el carácter del perfume. Estas esencias son las que perduran en tu piel y aportan el aroma final una vez que se han combinado con las notas anteriores.

• Así como puede agradarte un perfume durante el día, quizá en la noche lo notes un poco distinto; y el aroma de verano, no huela tan bien en invierno. Pues bien, esto también tiene que ver a la hora de elegir un aroma. Para el día son recomendables los aromas ligeros y suaves, que se evaporan rápido y que combinan flores y frutos. Para la noche, las más densas, con maderas, resinas o flores más intensas. En verano, lo ideal son ligeros, florales y frutales; en invierno, pueden ser más pesados y amaderados.Si quieres un aroma para seducir los mejores son los intensos, los orientales, aunque cuida no abusar de la frgancia ya que puedes producir el efecto contrario. Si haces deporte y acostumbras llevar pefume, evita fragancias dulces e inclinate por los frescos. En cambio, si vas a una entrevista de trabajo, apuesta por las flores suaves y los cítricos.

Por último, es recomendable utilizar el aroma en las zonas de tu cuerpo con mayor pulsación: las muñecas, el cuello, detrás de las orejas y detrás de las rodillas.

Comentarios