daraquesadapadron

Colaboradora de contenidos en Madaísh // Me inspira Tumblr y las películas creepy de los 70. Escucho a Todd Rundgren, leo mucho Peanuts y me encantan los Reese's. Adoro a los animales sobre todas las cosas.

¡Sal a la calle en pijama!

Desde hace unos años hemos visto cómo se acercaba tímidamente, y aunque el estilo lencero siempre ha estado en boga desde los 70, es en esta ocasión el pijama masculino el que se ha convertido en todo un objeto de deseo para fashionistas e insiders de la moda. Antes relegado al ámbito del dormitorio, cada vez cobra más vida fuera de él.

En pasarela lo hemos visto en Dolce & Gabbana (Fotos 1 y 2), Rochas, Gucci, Topshop Unique y Giambattista Valli.

Ha habido por esta razón, un renacimiento en cuanto a marcas de lencería que incluyen esta prenda. Muchas de ellas son de lujo, algunas antiguas y otras nuevas. Hablamos de Poplin, Derek Rose, Yolke, cuyas fundadoras se conocieron trabajando en Temberley y promueven unos diseños deluxe, Sundays London, The Sleep Shirt, Desmond & Dempsey, The Three Graces, After Party, las túnicas y pijamas lujosos de la firma inglesa New & Lingwood, Three J NYC, Sleepy Jones, Equipment, Eberjey, Pour Les Femmes y Araks.

Diseños de Valentino, Sundays London, Araks y Olivia Von Halle (Fotos 4 y 5). 

los máximos exponentes de esta tendencia son la firma de la milanesa Francesca Ruffini, For Restless Sleepers (imágenes superiores), cuyos estampados envidiarían cualquier casa interiorista inglesa, y los pijamas de Olivia Von Halle, inspirados en los que llevaba Coco Chanel y sus coetáneas de los años 20. Sin olvidarnos de Raphäella Ribaud, cuyos pijamas para la calle ya se venden en Harrods y Le Bon Marché.

¿Y cómo llevarlo? Pues funciona tanto en clave total look, como con solo una de las dos prendas. El plus de sofisticación lo dan los accesorios: las maxi joyas (si son vintage, mejor) casan perfectamente con estos outfits, y unos zapatos tanto de altura como unos slippers, granny shoesmules o mocasines son el complemento perfecto para un estilismo rematadamente cool. 

Es cómodo, classy, fácil de llevar y muy chic, y si es de seda, ¡mejor que mejor!

Aunque no era necesario que fuera socialmente aceptable para que lo sacáramos a la calle, supone un empujón para ser consagrado en el olimpo de prendas y looks trendy. Y es que ¿hay alguna prenda tan glamurosa como un buen pijama de seda?

 

 

Si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh!



Imágenes I Pinterest I Instagram