daraquesadapadron

Colaboradora de contenidos en Madaísh // Me inspira Tumblr y las películas creepy de los 70. Escucho a Todd Rundgren, leo mucho Peanuts y me encantan los Reese's. Adoro a los animales sobre todas las cosas.

¿Piel de porcelana? Primer Le Blanc de Chanel lo consigue.

De un tiempo a esta parte seguro que hemos oído hablar en más de una ocasión, ya sea en tutoriales de Youtube, por medio de alguna fashion blogger, en perfumerías o en revistas, sobre productos que antes no formaban parte de nuestra rutina de belleza y que de repente se convierten en esenciales.

Pues uno de estos productos es el primer, que podríamos traducir como pre-base, y cuyo objetivo es el de igualar la textura de nuestra piel, aunque ahora veremos que también contienen otras fórmulas.

Los primers sirven para alisar la piel y prepararla para la posterior aplicación de base. Vemos que con ella el maquillaje es más duradero y evita brillos indeseados, pues matifica la piel, regula la producción de grasa y a la vez ilumina el rostro atenuando los poros.

Con una pequeña cantidad de producto es suficiente para que sea efectivo, en caso contrario podríamos obstruir los poros. El momento perfecto para aplicarlo será después de realizar la limpieza habitual y tras aplicar nuestra crema hidratante. Podemos encontrar este artículo para cada parte de nuestra cara: rostro, contorno de ojos, pestañas y labios.

Del primer que voy a hablar es del Le Blanc de Chanel. Se presenta en envase de cristal de 30 ml. y su contenido es fluido y de color blanquecino. Su suave textura deja una tez aterciopelada y satinada. Al aplicar la base y ver los resultados, la iluminación es más sofisticada por su moderación, no hay que esperar que su efecto sea el de un iluminador, pero aún así deja la piel radiante, descansada y renovada. Se considera adecuado para cualquier tipo de piel, pero perfecto para las secas o que en invierno tiendan a escamarse y agrietarse, por su acción emoliente.

Le Blanc está compuesto por ingredientes como el hamamelis, que disminuye el aspecto de los poros, el polvo de sílice y de mica que matifica la piel, el extracto de regaliz, que unifica la textura de la piel y un complejo hidratante que combate la sequedad del rostro.

¿Cómo lo aplicamos? Con los dedos o con una brocha, y de múltiples formas:

 -Como base de maquillaje para unificar y alisar imperfecciones.

-Como corrector atenúa las rojeces y las ojeras.

-Como base de luminosidad añadiendo una gota al maquillaje antes de aplicarlo.

-Como realzador de luminosidad tras la aplicación del maquillaje, sublimar el resultado utilizándolo en toques de luz en los puntos clave (frente, barbilla)

Su exquisita fórmula y aroma floral son un plus a tomar en cuenta con respecto a otros primers. Al fin y al cabo es Chanel.

 

Imágenes |  Chanel