carmencdll

Periodista- Redactora- Seguidora de tendencias y amante del factor sorpresa.

Vestirse para la ocasión

Porque existe el momento en el que buscamos estar perfectas, y no encontramos lo más apropiado. Buscamos y revolvemos todo el armario mientras nos hacemos la pregunta:

¿Qué look es el apropiado?

Antes de sacar a flote tu frustración, piensa que elegir un look acertado y con estilo, no es tan complicado como parece.

¿La clave? Puedes seguir éstos sencillos pasos, para comenzar a reducir opciones.

 

  1. Siluetas que te favorecen. No todas tenemos las suerte de haber obtenido de la madre naturaleza, unas proporciones ideales. Por eso, a veces necesitamos una pequeña ayuda, que nos haga resaltar más la cintura, como elemento clave de la figura femenina.

Primero, debemos conocer nuestro cuerpo:

 Las mujeres con silueta rectangular, que consiste en tener los hombros alineados proporcionalmente a tus caderas, y con poca cintura, pueden optar por tops o faldas peplum, vestidos campana, pantalones a la cintura y chaquetas cortas.

 En la silueta redonda, destacan las curvas, sin cintura y probablemente con volumen en la zona abdominal. La mejor opción, serán los pantalones con una ligera campana, blusas drapeadas, zapatos cerrados en punta y accesorios discretos.

 Las privilegiadas que cuentan con una silueta reloj de arena, tienen el busto y las caderas proporcionados con una cintura bien definida. Es la figura ideal, pero se recomienda no usar prendas demasiado ajustadas, o por lo menos no en ambas mitades del cuerpo.

 La silueta triangular, y de triángulo invertido, como su propio nombre indica, deja ver una desproporción, que en el primer caso será de hombros estrechos y caderas anchas, y en el segundo, el opuesto: muchos hombros y poca cadera.

Las prendas clave para disimular caderas, pueden ser tops con rayas horizontales, chaquetas con hombreras y jeans con corte de bota.

Si por el contrario, queremos aumentar el volumen de caderas, y dar un equilibrio en nuestro cuerpo, podremos usar cinturones, vestidos y faldas en línea A o tableadas.

red_social_moda_siluetas

 

  1. Colores. “El mejor color del mundo, es aquel que a cada uno más favorece” (Coco Chanel). Para sacarle partido a nuestro día de shopping, y saber, qué color puede sentarnos mejor, es necesario conocer nuestra tipología de piel. Podemos descubrir si nuestra piel tiene un tono frío o cálido, con un truco muy sencillo: nos miramos al espejo con dos telas distintas bajo el rostro: una blanca y otra de color hueso o beige. Para ello, es importante abstenerse de maquillaje y joyas. Con la cara despejada, se acerca el tejido más blanco a la cara: si los ojos y el rostro se ven iluminados con él, es probable que nuestros tonos básicos sean fríos. Si al repetir el ejercicio con un tejido en tono beige se comprueba que es éste el que ilumina ojos y cara, se trata de una complexión cálida.

 Las personas con tonalidad fría, estarán más acertados con tonos invernales: blanco, azul, morado, rosa o gris. Y los tonos de piel cálidos, por el contrario, estarán mejor con una base amarilla, y colores otoñales: dorados, marrones, beige o rojo anaranjado.

red_social_moda_tonalidades

 Esta selección de tonalidades, puede aplicarse, no sólo prendas de ropa, sino también en la elección de maquillaje, joyas y accesorios.

 

  1. La circunstancia. Como sabemos, cada momento exige un protocolo. Algunas normas a tener en cuenta, que nos guíen a la hora de elegir vestuario, pueden ser: la edad, el clima o estación del año, la hora del día y el tipo de evento.

 Recordad: ¡La primera impresión, es la puerta del éxito!

Imágenes. VOGUE, STYLE4LIFE, AFMODA