Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo

carmencdll

Periodista- Redactora- Seguidora de tendencias y amante del factor sorpresa.

Las agujetas no son de color de rosa, cómo evitarlas

Invierno, frío invierno. Me gusta cuando llegas y tengo esa sensación de necesitar un refugio, de querer cubrirme con una manta para recibirte. Pero el tiempo pasa y se asoman extraños días de sol que me recuerdan la vida en la calle. Queda poco. El tiempo que dirige a nuestra pereza va a dejarle paso a esos días que tocan la puerta de casa.

¿Qué significa esto? Que se enciende mi botón: motivación.

Ahora sí que tengo que ponerme a tope con el ejercicio para estar de buen ver cuando necesite quitarme el abrigo. Pero tengo un problema, y es que llevo tanto tiempo sin querer pasar más frío al obligado por tener que ir a trabajar, que esa valiente motivación puede jugarme una mala pasada. Sí, estoy hablando de ellas: las agujetas. Sólo su nombre causa dolor.

Y cuidado fashionistas, no nos dejemos engañar por los falsos trucos que dicen eliminarlas. Todas hemos caído en la tentación de los remedios caseros o falsos mitos para aliviar nuestro sufrimiento: agua con azúcar y limón, volver a entrenar, estirar, etc.

¡Error! Todas esas soluciones son la consecuencia de una extendida idea, que nos dice que las agujetas provienen del ácido láctico que se produce durante el entrenamiento y al cristalizarse produce molestias, pero se dieron cuenta que esto no era del todo cierto gracias a personas con la enfermedad de McArdle: personas que son incapaces de producir ácido láctico y que curiosamente cuando hacían un sobreesfuerzo físico también sufrían agujetas.

Es posiblemente esa una de las razones para que actualmente los científicos hayan apostado por otra explicación, basada en los últimos estudios que dicen que son lesiones que se producen en las fibras y aparecen un día después del ejercicio. Pueden durar entre dos y tres días así que debéis tener paciencia.

Para no tener agujetas, ya sabemos que lo mejor es evitarlas.

¿Cómo? Pues tan sencillo como controlando la intensidad de nuestros ejercicios y calentando bien todos los músculos antes de comenzar. Esto lo digo para la próxima, porque obviamente si ya las tenemos, poco podemos evitar… y puede ser que nos haya pasado porque tanto tiempo en posición horizontal y tapadas hasta la nariz durante el invierno, no nos ha dejado pensar con claridad y nos hemos flipado con el primer rayo de sol.

En caso de que no exista la opción de prevenirlas, vuestra red social de moda os da algunos consejos para disminuir el dolor:

  • Un masaje con aceite en las zonas afectadas (no hace falta que sea profesional).
  • Antiinflamatorios no esteroideos.
  • Practicar yoga o realizar estiramientos suaves que mejoren el flujo sanguíneo.
  • Poner hielo.

Y lo más importante: descansar y recuperarse.

¡A cuidarse fashionistas!

Si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh!

IMÁGENES: VOGUE

Comentarios