carmencdll

Periodista- Redactora- Seguidora de tendencias y amante del factor sorpresa.

La crisis de autoestima y sus riesgos

El hecho de ser jóvenes, no nos exime de preocupaciones relacionadas con nuestro cuerpo o con nuestra piel. Cada vez somos más, los que pensamos que la edad temprana es un factor clave a la hora de ponerle remedio a nuestra salud.

Es verdad, que durante varios años de adolescencia, seguramente hayamos hecho locuras sin preocuparnos de las consecuencias, pero… ¡nos ha llegado el momento!

Terminamos de estudiar, y empezamos a buscar trabajo. Conscientes de que la primera impresión, nos abre las puertas del éxito, comenzamos como locos a observar nuestros “michelines” y defectos varios. Lo mismo ocurrirá cuando quede poco para el comienzo del verano, o cuando pase la navidad y nos hayamos convertido en un roscón de reyes, porque “somos lo que comemos”.

¿Cómo empezamos a mejorar nuestro aspecto físico?

Como lo más importante para nosotros, es algo superficial, y no miramos más allá, comenzamos a buscar esas maravillosas “dietas milagro”, que nos harán pasar el primer filtro ante la sociedad. No me voy a poner a hablar de ellas, porque todos conocemos alguna, ya sea por nosotros mismos o por algún conocido, amigo o familiar.

estilo de vida_dietas milagro

Tras esa temporal subida de autoestima, por haber sido fuertes perdiendo un par de kilos, llega el momento… ¡efecto rebote!

No es tan fácil perder peso, y mantenerlo eternamente. Primero, porque ese tipo de dietas, originan una serie de carencias nutricionales, que las hace insostenibles en el tiempo, además de ser peligrosas para nuestra salud.

Consiguen a muy corto plazo, disminuir nuestro peso, pero, ¿a qué precio?

  • Agravan el riesgo metabólico de las personas.
  • Provocan desnutriciones proteicas y un alto déficit en vitaminas y minerales.
  • Pueden desencadenar trastornos del comportamiento alimentario, como anorexia o bulimia, normalmente de mayor gravedad que el exceso de peso que se pretendía corregir.
  • Pueden producir efectos psicológicos negativos.
  • Favorecen el efecto rebote.

Se aproximan las celebraciones navideñas y los excesos, así que espero que podáis tomar nota, y ¡cuidado con las dietas!

Imágenes: WOMAN, DEPORMEET