Tu red social de moda y belleza Accede a más de 100.000 contenidos creados por influencers de todo el mundo

Fresas con amor por San Valentín

En plena temporada de fresas son muchas las recetas que podemos encontrar para comer esta deliciosa y atractiva fruta de diversas maneras. Además, gracias a su color rojo, su dulce sabor y su forma de corazón, son uno de los alimentos asociados directamente con el amor y muy recurridos a la hora de preparar un rico postre o desayuno para el día de San Valentín.

Y es que las fresas son una gran fuente de minerales que contienen ácido fólico, vitaminas C y E, calcio, yodo, fósforo, magnesio, hierro y potasio. Tienen un alto poder diurético por lo que son ideales para eliminar líquidos. Además de tener fibra, poseen muy pocos azúcares y están compuestas por un 85% de agua, lo que las convierte en un ingrediente natural para ayudar a perder peso, ya que no presentan ni grasas ni colesterol. Debido a su aroma, su fuerte tonalidad y su poder revitalizante, son además un asiduo ingrediente en productos de belleza, como cremas, champús o perfumes.

Pero ya que es una fruta exenta de azúcar, podemos hacer una excepción añadiéndole un poco el día de San Valentín, para contrarrestar así el efecto dieta y darnos un capricho. Las fresas, debido a su sabor, pueden comerse solas, o acompañadas con dulces como nata, azúcar, leche, leche condensada o chocolate. Y con la llegada del día de los enamorados y la amistad, la imaginación se dispara para crear combinaciones de dulces y esta fruta que resultan bonitas y muy apetecibles.

Para preparar fresas con chocolate solo tenemos que lavarlas, quitarles la hoja verde, derretir chocolate y bañarlas a la vez que las pinchamos en un palillo, a modo de brocheta. O recortarlas en forma de corazón y cubrirlas enteras como si fueran bombones.

Si las preferimos con leche condensada, tan solo tenemos que rociarlas con una cucharilla y comerlas sin más aditivos. Lo mismo que si las añadimos simplemente nata.

Si preferimos comerlas sumergidas en leche, lo ideal es que las preparemos cortadas en trocitos en un cuenco con leche (y si queremos añadir azúcar) unas horas antes de que se vayan a comer, para que el líquido se tiña de color rosado y recoja todas las propiedades alimenticias de la fresa. De cualquier manera, se recomienda guardar esta fruta en el frigorífico entre 2 y 4º C y sacar de la nevera una hora antes de tomarlas para que presenten su mejor versión.

Pero si queremos realizar algo más sofisticado, podemos hacer, por ejemplo, unas tortitas con fresas naturales.

De esta manera colocamos una tortita como base, la cubrimos de nata y la rodeamos con fresas partidas por la mitad como si fueran los rayos de un sol. Colocamos otra tortita encima y añadimos más nata y tapamos de nuevo con otra tortita, encima de la cual ponemos cuatro rosetones de nata sobre los que colocamos cuatro gajitos de fresas y una bañada en chocolate en el centro. Obtenemos así una tartaleta de fresas con nata, perfecta para presentar a las personas que más queremos y pasar un dulce día de San Valentín.

 IMÁGENES l ¡Con gustazo!

Si quieres estar a la última y formar parte de la mayor red social de moda y belleza, ¡regístrate en Madaísh

Comentarios